Suspiros de La Habana. Autor: Jordi Cicely

Podría empezar contando que todo estaba impregnado por un calor humedecido asfixiante, que el sol quemó mi piel en apenas una semana, o que hubo noches que pasé bailando mientras bebía ron… Pero de esta forma, sólo me quedaría con lo superficial de las cosas, y no sería más que una visión turística que se repite en cualquier conversación convencional una y otra vez.

Visité La Habana, por tercera vez y acompañado de mi novia Ana aquel verano en el que tenía dinero suficiente para hacerlo. Queríamos ver una parte del mundo que se ha quedado atrapada en el tiempo y que muy pronto vivirá un cambio, a decir verdad, decidimos despedirnos de lo que lleva más de 50 años arraigado, como tantos otros viajeros y turistas que inundaban las calles de la ciudad sacando fotos a contrarreloj por miedo que aquello se acabe.

Entrar por primera vez en La Habana te pone en su sitio, crea un cambio en tu mente, el corazón se acelera, sientes un temblor interior, es como una reacción del cuerpo al no estar preparado de todo lo que se le viene encima. Es tan distinto a todo…

Miras a tu alrededor, suspiras fuerte y te preparas para recibir todo lo bueno y lo malo que una ciudad te puede dar, pero en esta ocasión por partida doble. La diferencia de esta ciudad con el resto, es muy sencilla, La Habana está viva, poco importa el estado de sus edificios, si en sus calles y entre muchas de las escombreras respira la gente que convive en ella y es entonces cuando te das cuenta, que el turismo de otros lugares no vale con ella.

Puedes pasear sólo por aquellas calles viejas y malheridas, y estar siempre rodeado de gente que te ofrece toda clase de objetos y placeres culinarios por unos cuantos pesos o simplemente por mantener una conversación agradable que te sacará más de una sonrisa, para comprender en un minuto que el cubano es superior al resto. Siempre aparecerá alguien que pase a tu lado susurrándote algo, que te haga un trueque perfecto, por algo que para tí no tenga apenas el más mínimo valor, pero que revalorizarás una vez que te lo pidan. Te llevarán a los mejores sitios por apenas veinte dólares o serán tus acompañantes por un poco más. Todo el mundo hace negocio. Todo bajo un sol de justicia y un calor casi insoportable.

Escucharás muchas conversaciones que sólo hablan de lo destrozada que está, de su “miseria” y de que no volverán jamás a ella, porque claro, si venimos con esa visión soberbia del primer mundo, entonces estás en un lugar equivocado y más aprovecharías en Las Vegas.

Pero La Habana es una ciudad capaz de reinventarse una y mil veces, lo lleva haciendo desde que nació y hoy por primera vez en muchas décadas, está rehabilitándose con sentido, muchos de sus edificios lucen ya como nuevos y otros esperan una segunda juventud que está muy cerca de llegar. Eusebio Leal, el Historiador de La Habana es el artífice del milagro, algo que agradecen los habaneros, lo notas cuando te hablan de él como si ya fuese un mito.

Lo bueno de esta ciudad es perderse por su centro, por La Habana Vieja, que encuentra su cénit en el majestuoso Capitolio, cuyo color blanco del mármol ciega la vista y hace resaltar el marrón oscuro de las fachadas coloniales que algún día fueron el centro del mundo, pero que hoy están castigadas, viejas y sucias. Al lado, el Centro Gallego compite en belleza con el Capitolio, sus fachadas recién rehabilitadas parecen haber sido puestas para la ocasión de nuestra visita. Enfrente casas destartaladas, persianas rotas que no soportarán muchos más rayos de sol, ventanas que parecen mostrar un hogar decadente, pero que sirve como refugio para alguien que asoma su cuerpo semidesnudo al exterior, escaleras oscuras que guardan decenas de amores secretos o calles pisoteadas por gentes provenientes de todas partes y que no pueden dejar de mirar a todos lados.

En las calles que rodean a estos dos edificios, los habaneros hacen vida, pasean y disfrutan en familia, el bullicio se escucha a kilómetros. Sus avenidas corren la misma suerte, todo es igual de mágico, giras tu cabeza y ves pasar camiones cargados de personas en la parte trasera, guaguas repletas de viajeros que miran por la ventanilla al único mundo que conocen, conductores que empujan coches que se han quedado parados sin pleno aviso y que volverán a arrancar al instante y pedaleros de Bici-taxi, que por un par de centavos se dejarán los riñones en arrastrar con sus piernas a algún turista engrandecido con el color verde de su dinero.

En medio de este caos dulce que respira La Habana, hay lugares y personajes eternos, por un lado, puedes refrescarte con un mojito en La Bodeguita del Medio, perderte por donde pasaron las más grandes estrellas del arte mundial y que quedaron inmortalizados en fotografías allí expuestas. Errol Flynn, Pablo Neruda, o Hemingway son un pequeño ejemplo y todos saldrán en los cuadros que hay por toda la pared riéndose, pasándoselo genial y disfrutando de una vida que les es propicia. Por otro lado, no hay personaje más mágico, misterioso y arraigado a la ciudad que un lucense de A Fonsagrada, el conocido como El Caballero de Paris. Aquel vagabundo bohemio se comió el alma de los cubanos, les robó el corazón, nada tenía en vida, pero tampoco nada le faltaba, su amabilidad con las mujeres, su alegría con los niños y su carácter positivo creó escuela y jamás encontrarás quien mal de él te hable. Una vez muerto, en soledad en un hospital psiquiátrico, se fundió con la ciudad, convirtiéndose en parte de su espíritu, en parte de su locura…una estatua en la preciosa plaza de San Francisco de Asís recuerda su cariño.

Sus plazas rebosan energía, como cualquiera de las grandes ciudades europeas, en cada esquina hay un personaje entrañable que te cogerá del brazo para que te inmortalices en una fotografía o un grupo de música tocando, da igual de son cubano, salsa, merengue o de rap caribeño, lo que importa es la música y bailar con ella a cualquier hora del día, no hay complejos para hacerlo, simplemente el que no lo baila, es porque está muerto.

El Malecón es su punto de encuentro lejos del centro, en el que coinciden ciudadanos y turistas, los dos dejan perdida su mirada en el amplio océano que tienen enfrente, unos sueñan con Miami, los otros con tardar tiempo en volver a su vida rutinaria. Pero ambos se juntan flanqueados por un lado por edificios coloniales que fueron la joya de un reino y se pierden en paseos eternos a través del largo recorrido al atardecer.

Aquí retrocedes en el tiempo, es la impresión que tienes cuando montas en un coche antiguo de los años cincuenta convertido en taxi, siempre pintado de color llamativo y a juego con una tapicería interior exquisita, todo mientras el conductor te enseña la ciudad con un acento cubano exagerado, a veces casi ininteligible, e intentará quedarse contigo contándote su versión de la Revolución Castrista. Todo es parte del trato, porque justo cuando te vayas a bajar te hará un gesto y te pedirá una propina, que, aunque no está escrita en ningún contrato, es casi un ritual obligatorio. ¿Por qué será que, como en Nueva York, una de las mejores cosas son los taxistas?…

Pero La Habana es más que todo esto, son un montón de imágenes extrañas que se quedarán grabadas en tu mente para siempre, son ancianas que agarran fuerte su bastón, para arrojarlo al suelo nada más escuchar la música que sale de algún grupo callejero y poder aferrarse al primero que pasa por su lado para bailar una bachata como si una curación milagrosa se produjese al escuchar aquellas notas. La Habana es ropa colgada en las ventanas en barrios destruidos. Miles de personas en la calle, algunas de pie esperando una ráfaga cálida de viento apoyadas en la pared de las casas o sentadas en un improvisado taburete. Mercados a pie de calle, donde el vendedor no te dejará tranquilo hasta que consiga que le compres algo, peluqueros ocasionales en los portales de las casas, relojeros que con un pegamento universal arreglarán cualquier avería. Zapateros que remiendan zapatos desgastados después de haber andado todos los caminos del mundo sin haber ido muy lejos. Cientos de coches que se niegan a ser pasto de la historia y de los cementerios, que rugirán el tiempo que su dueño quiera y mientras su paciencia aguante los desplomes de sus motores.

No todo el mundo vale para viajar a La Habana, no todos están preparados, no sé cómo explicarlo, cualquier otra ciudad vale para cualquiera, en La Habana eso no ocurre, es una montaña rusa de emociones y sentimientos encontrados y a la vez jamás coincidirán. La miras con un ojo y es una cosa, lo cierras y abres el otro y parece otra distinta. Sus gentes son las grandes culpables, en casi ningún otro lugar ciudad y población están tan unidas, separarlos sería un fracaso sonado. Ahí está su éxito, cuando vuelves, siempre echarás de menos a alguien a quien conociste y su recuerdo te seguirá siempre. La Habana es decadencia, es desolación, es música, es ruido, es alegría, es atemporalidad, es revolución, es nostalgia, es melancolía, La Habana amigos, es magia.

A todos/as los/as Habaneros/as que nos encontramos por sus calles.

Categoría: Relato de Viaje

Anuncios

54 comentarios

  1. Un relato maravilloso, haces que nos adentremos poco a poco con cada palabra que escribes y sintamos de una forma muy delicada en el, de una forma muy especial disfrutemos de lo que se siente allí, enhorabuena!!!

    Me gusta

  2. Voy mucho por Cuba, es mi país preferido, su capital la he visitado infinidad de veces y siempre tiene algo nuevo que ofrecer. Cundo leo a Jordi en este relato, me vienen a la cabeza infinidad de imágenes que no paran de asombrarme a cada paso que doy entre sus calles. Cuando terminé de leer este relato, me quedo una sensación en el cuerpo de como si hubiese viajado hasta Cuba sin necesidad de moverme desde el ordenador. ¡Precioso!

    Me gusta

  3. Soy un enamorado de Cuba y La Habana, conozco cada rincón de esa impresionante ciudad y la forma de describirla en este relato es casi como pasear una vez mas por ella. Inmejorable guía de viaje llena de emociones.

    Me gusta

  4. Siempre es un placer disfrutar de relatos como el que Jordi nos brida en esta entrega y que con la ayuda de sutiles descripciones consigue que el lector, a medida la narración avanza, se sumerja más y más en el papel de auténtico protagonista, fagocitando al verdadero protagonista de la historia. Con este relato has conseguido que, más que un turista, me sienta un auténtico viajero con ganas de descubrir la magia de un lugar, quizás, atrapado en el tiempo.

    Me gusta

  5. Jordi,me has recordado mi viaje a la Habana.
    Así es, como tu bien dices,no es para todos y no todos la disfrutan .
    Yo la disfruté, la sentí y la viví.
    Quizás un día tengamos que cruzar el charco y redescubrir la.
    Felicidades

    Me gusta

  6. Me ha encantado, soy fan tuya desde el momento que leí tu primer post. Me encanta esa forma sublime que tienes para describir la belleza de los lugares que visitas,de lo que sientes por dentro, esa manera de poner el corazón en cada relato letra a letra y palabra a palabra..de alguna forma es como si nos transportaras a ese sitio y fuéramos recorriendo contigo cada rincón y pudiéramos ver por tus ojos lo que ves. Enhorabuena!!!

    Me gusta

  7. Una vez más….sublime Jordi.👏 Sabes conjugar perfectamente la esencia de las palabras con la idea que quieres transmitir al lector para lograr lo que sólo tú sabes hacer.
    La Habana, en este relato, ejerce una enorme fascinación sobre los que conocen su historia, sobre los que han leído su literatura, sobre los que han vivido allí, sobre los que hayan escuchado contar cómo es de día, de noche y en sueños.
    Si nunca has estado allí, mientes,pues con este relato eres uno más de los privilegiados que han podido conocerla en toda su esencia a través del puño y letra de Jordi Cicely

    Me gusta

  8. Muy bonito y real Jordi, enhorabuena!! Yo no sé si tú has viajado a La Habana o no, pero me has llevado a lli sin conocerlo, si cierro los ojos, es como si hubiese hecho un viaje a La Habana en sueños.

    Me gusta

  9. La primera vez que lo leí se me pusieron los pelos de punta y me transportó directamente a Cuba…. La segunda…. igual o mejor😉. Muy bueno, como todo lo que escribes.

    Me gusta

  10. La Habana es magia…..que bien escrito Jordi. Esos edificios elegantemente ruinosos,esa gente resolviendo la vida como pueden. Mme ha encantado.
    Lo que me hizo ir fue una vieja fotografia en el centro gallego de San Sebastian. En ella aparece el centro gallego de La Habana y me emocione cuando llegue a verl oen persona. Luego una noche de paseo llegue a la plaza de la catedral en la vieja Habana….Sindrome de Stendhal le llaman a lo que me dio. Sin mas.
    Abrazo grande Jordi.

    Me gusta

  11. Lo que me hizo ir fue una vieja fotografía en el centro gallego de San Sebastián. En ella aparece el centro gallego de La Habana y me emocioné cuando llegue a verlo en persona. Luego una noche de paseo llegue a la plaza de la catedral en la vieja Habana…..síndrome de stendhal le llaman a lo que me dio. Sin más. Abrazo grande

    Me gusta

  12. La Habana es magia…..que bien escrito Jordi,esos edificios elegantemente La Habana es magia…..que bien escrito Jordi,esos edificios elegantemente ruinosos,esa gente resolviendo la vida como pueden.

    Me gusta

  13. Me parece un relato excepcional y realista. Los que hemos estado allí sentimos, al leer a Jordi, su olor, su color, la pasión de sus gentes. Describe esa ciudad de imponente belleza, desde el malecón hasta el centro,,de una manera intensa y mágica. He estado dos veces en la Habana (físicamente). Esta es la tercera porque “Suspiros en la Habana” es un viaje majestuoso y onírico por esa ciudad de ensueño.

    Me gusta

  14. Es un relato tan dulce, que comenzar su lectura es como iniciar ese viaje que nos propone de sentimientos, y hermosura de los ojos que miran curiosos, todo lo que hay a su alrededor.
    Es andar sin necesidad de usar las piernas por esas calles, en esa ciudad que tanto interés levanta, pero como el autor dice, no es para todo el mundo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.