Esta es mi despedida. Autor: Francisco Javier Torres Gómez

Esta es mi despedida, la despedida que no quisiera nunca llevar a cabo, pero comienzo un viaje sin retorno.

Realmente, el viaje comenzó hace algunos meses, no olvidaré el día en el que me fue diagnosticada la enfermedad. Todos creíamos, y me incluyo, que se trataba de pérdidas de memoria puntuales motivadas por una excesiva carga de trabajo, la misma que me ha acompañado desde que intensifiqué mi actividad profesional y no me relajé en tareas que bien podían haber cedido su lugar. Siempre había una justificación, o quizás mis habilidades me permitían inventarlas con soltura. Todos se reían, e incluso yo misma comencé a hacerlo, pues la consecuencia inmediata de tales “despistes” a veces concluían en situaciones cómicas que invitaban a la hilaridad.

La frecuencia y la extensión de las lagunas, cada vez más acentuadas, motivaron consejos por parte de mis hijos para que visitara a un neurólogo. Por supuesto, me negué una y otra vez hasta que llegó un día en que yo misma quise estar informada de aquello que tanto preocupaba a los habitantes de mi entorno. Claro que me hacía preguntas, pero las que me formulaba a mí misma eran siempre respondidas de un modo lógico hasta cierto punto. No encontrar la estilográfica era culpa de la mujer que viene a limpiar a casa, no recordar lo que he cenado la noche anterior era fruto del agotamiento, no acudir a la cita con un amigo era un despiste imperdonable, pero, al fina y al cabo, un simple despiste. Más tarde comencé a confundir o no recordar los nombres de mis nietos a los que, según dicen llamaba con el nombre de sus padres. Me asusté y acepté acudir a consulta. Tras las pertinentes y tediosas pruebas, llegó a mi casa la carta con la respuesta. No tardé en rasgar el sobre en el que se me citaba para recibir el diagnóstico, o veredicto, según se mire. Enfermedad neurodegenerativa. Este caballo galopa más de lo que yo quisiera. No entiende que necesito que camine “al trote” para poder dar las instrucciones pertinentes y poner en orden aquellos asuntos que así lo requieran. Es por ello que utilizaré el papel para despedirme, pero no de la vida, pues no moriré sino que me iré consumiendo mientras olvido quién soy, a quienes quiero, a quienes me quieren y… En fin, no tengo tiempo que perder porque el viaje será largo y definitivo. Se trata de un viaje para el que no necesito maletas y del cual no puedo esperar retorno. Es un viaje a ciegas y tengo temor de emprenderlo sin estar segura de cuántas serán las paradas de este tren que partirá en unos días.

Aquel que lea esta carta, que no me tenga lástima, que el anonimato al que me dirijo no le confunda porque, si de algo estoy orgullosa es de la vida que he llevado, todo un regalo y mi legado está presente en la sangre que de mí a brotado para generar nueva vida. Cuando mis ojos pierdan su expresión, miran a los de mis hijos, a los de mis nietos y en ellos viviré hasta que las leyes de Dios o de la naturaleza así lo decidan. Búsquenme allí, y les recibiré con las puertas abiertas.

Perdonen mi urgencia, divago en exceso; debo comenzar a escribir.

Yo, Carolina Murillo de Arteaga…

Categoría: Relato de Viaje

Anuncios

Un comentario

  1. He leído con suma atención tus líneas; que las decidiste titular “despedida”; en verdad es de gran valor, lo cual considero valentía, el compartir en forma tan abierta tu lamentable problema.
    Espero que escribas y escribas,,,para que nosotros, tus lectores, continuemos deleitando las creaciones de tu maestra pluma
    Shalom colega

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.