Los exploradores saben morir. Autor: Rubén Suárez Carballo

Hay días en los que uno se despierta para salir de casa con la mochila hecha dispuesto a comerse el mundo y otros en los que, como éste de principios de abril, te encuentras en tu sillón de lectura sentado en el puf para descansar las piernas y acodado sobre las rodillas, con la mirada perdida entre varios libros de exploración o más bien con los ojos cargados de cólera y cuya ira se golpea contra tu interior por haber dejado pasar ya cuatro meses, sin haber cargado las baterías del estado de ánimo con fuertes dosis de aventura. Lo califico con algo tan vulgar como “pérdida de tiempo” y encima el “tiempo climatológico” tampoco ayudó mucho en ese sentido abortando en tres ocasiones – las que disponíamos – al menos una de esas historias donde te la puedes jugar haciendo algo medianamente relevante. Para otras, menos expuestas, si hago un acto de fe, solo puedo confesarme culpable de tal actitud de decaimiento. No sirven esporádicas salidas de una tarde o un día para exorcizar esos demonios que se echan del cuerpo cuando uno sabe a conciencia que las almas aventureras solo encuentran la paz cuando realmente consiguen pasarlo mal.

Es, en este punto, donde las biografías de otros inspiran tiempos que hubieses deseado o deseas para alguna etapa de tu recorrido vital. Quizá con la apertura de Centenario o Factor humano en el Naranjo de Bulnes, dormir en un somier a cien metros del agua sobre la cascada del Xallas en Ézaro o escalar el Pumasillo en Perú, conseguí ya algunas, pero no llegan. Apsley Cherry-Garrad, miembro de la expedición antártica Terra Nova de Robert F. Scott, plasmó su experiencia como explorador biólogo cuando se alejó desde el Cabo Evans, donde se situaba el campamento de Scott en la Isla de Ross, hasta el cabo Crozier – el punto más alejado – en julio de 1911 durante el invierno austral para recoger unos huevos de pingüino emperador. Con una miopía grave apenas veía algo sin sus anteojos que no podía usar mientras se desplazaban en trineo a una temperatura extrema entre los -34º y los -56ºC. La dureza de ese episodio quedó reflejada en el título de su libro “El peor viaje del mundo”.

La épica de estas vidas suelen venir asociadas a un final no menos admirable dadas las circunstancias en las que acontecieron pero sobre todo como las afrontaron y eso, aunque no seamos exploradores, pueden ser una lección de vida y de muerte para nosotros los comunes cuando nos llegue el momento. Con graves congelaciones y sin queja alguna durante todo su sufrimiento, Lawrence Oates – miembro de la expedición de Scott al Polo Sur y cuando regresaban soportando mil penurias después de comprobar como el grupo de Amundsen les había arrebatado la conquista – comunicó a sus compañeros que no podía seguir, proponiendo que lo abandonaran en su saco de dormir, algo que por supuesto no aceptaron. Esperando haberse muerto mientras dormía, se despertó y dejó un final para la historia: “Voy a salir, y tal vez tarde un poco”, desapareciendo en el frío polar y dejando de ser un lastre para sus compañeros. Trece días después el propio Scott dejaba su última frase en uno de los mejores diarios que se hayan escrito: “Parece una lástima pero no creo que pueda escribir más”. El propio Amundsen murió volando sobre el ártico en un rescate y su cuerpo nunca fue encontrado. Ernest Shackleton murió de un infarto en Georgias del Sur, cuando desoyó a su médico al solicitarle que llevase una vida más tranquila. Si nos vamos al tercer polo, el Everest, dos alpinistas ingleses, Mallory e Irvine, con apasionantes biografías, sembraron el misterio más romántico con su desaparición en 1924 en la montaña más alta de la tierra. Un enigma que sigue a pesar del hallazgo de sus cadáveres en 1999.

Podría, entonces, volver a decir que me hallo en un estado quijotesco, cual Alonso Quejada, sembrando de anhelos y envidias las vivencias de otros a través de estos libros de caballerías que se desarrollan por los escenarios más fascinantes y peligrosos de la tierra, con Dulcineas que pueden vestirse de blanco y cuyo aliento hiela los sentidos o estar ataviadas con una selva multicolor o de ocres color desierto. Hay un sinfín de nombres propios que marcan hitos hasta el mismo final de sus días. Livingstone pero hoy cierro con uno que apareció en mi vida y con el que de algún modo creo que comparto un viaje paralelo.

Gary Hemming – un californiano bohemio y sensible amante de la vida en todos sus sentidos que ante la pregunta de un periodista si se consideraba un escalador respondió: ¿Yo, un alpinista? Yo soy un aventurero – jamás pisó la zona austral ni los hielos del Himalaya aunque sí es cierto que se movió en los límites, hasta en los de su propio comportamiento tan variable. Quizá por eso, aunque quedó la duda si se trató de un suicidio o de un asesinato cuando tenía treinta y cinco veranos, se pegó un tiro a orillas del lago Jenny después de una discusión con sus amigos, dejando detrás una historia cargada de romanticismo tanto en la montaña con sus escaladas y su vida amorosa y desordenada, tal y como lo definió el escritor Jeanmi Anselin, y que ya dejé reflejado en otro texto, cuando lo describe como un tren loco, antediluviano, un tren que en vez de seguir sus raíles los segrega. Releyendo el libro de su biografía caí en un comentario de Hemming donde dice que una muerte bonita puede solucionar una vida equivocada. Quizá para él, simplemente haber pasado por la vida fue su peor viaje del mundo como describiría Cherry-Garrad, o tal vez no porque si algo caracterizó a Hemming fue la pasión por vivir, sobre todo cuando bebía y se convertía en un individuo tan irascible como violento en la antítesis de ese carácter bohemio y desenfadado con fuertes dosis de sensibilidad.

Y para colmo, este año no habrá viaje a la selva de Perú como tenía programado, por cuestiones presupuestarias y prioridades familiares. Así que la luna llena y los aullidos de lobo están servidos.

Aunque la montaña es mi primer punto atrayente, donde pude desarrollar algunos hechos, creo que mi debilidad recala en los terrenos polares. Las hazañas de supervivencia que se narran te sumergen de tal modo en su lectura que uno casi llega a vivir en la propia piel esos instantes, tanto de derrota como de victoria. Aunque aquí la acepción de perder se entiende como conquista pero no como el legado que ha dejado. La cita de Sir Edward Raymond Priestley, miembro de la expedición Nimrod  donde se dedicó a establecer los depósitos de suministros para el intento que hizo Shackleton en 1909 de llegar al Polo Sur, deja suficiente calado sobre tres grandes exploradores: “Como Jefe de una expedición científica yo elegiría a Scott; para un raid polar rápido y eficaz a Amundsen; en medio de la adversidad, cuando no veas salida, ponte de rodillas y reza para que te envíen a Shackleton”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.