Madrid en Breve. Autor: Diana Mayoral

Madrid en Breve. Los dos primeros días.

Estás más guapa, más sabia, más civil, en otra etapa,

Cambiaste de perfil, y eso me encanta, me encanta, Madrid,

 por eso te canto, te canto, Madrid.

Miguel Cantilo

 

Fue un viaje corto. Muy corto. Solo 5 días para disfrutar de una ciudad que desborda con todo lo que tiene para ofrecer. Además había que visitar a la familia muy cercana que vive allí y claro, la agenda de compras que uno siempre lleva.

Superadas las pruebas necesarias para llegar a la meta, tales como clasificar al premio, conseguir los pasajes, aplicar para las divisas en los bancos nacionales y tomar el vuelo nocturno nos encontramos el jueves en la mañana en Madrid. El cambio de horario siempre molesta por mas que uno se prepare. Ni que duermas en el avión, te hidrates, pongas el reloj físico en la hora del destino, el del cerebro siempre tarda en cambiar. Así que al llegar al hotel dormimos un par de horas después de atender las 3 o 4 cosas de nuestra vida rutinaria que ocurrieron mientras cruzábamos el atlántico y los de casa se acostumbraban a que estaríamos de vacaciones.

Un paseo de un poco más de una hora en autobús por Madrid recorriendo lo más emblemático, sirvió para ubicarnos y reconocer la ciudad por donde he pasado tantas veces pero nunca las suficientes. No podía faltar el Bernabéu, la Cibeles, la puerta de Alcalá, el palacio de Oriente y sus jardines para terminar en el centro. La Plaza Mayor con todo su esplendor. Sorprende lo limpio de las calles, lo educado de la gente y ese bullicio tan latino y nuestro que hace que nos sintamos como en casa. Ahí terminamos con el paseo de autobús y nos quedamos con unos cuantos amigos en el Mercado de San Miguel. Antiguo mercado transformado en centro de gastronomía cuya característica visual más relevante es que conserva su estructura original de hierro de principios del siglo XX. Una fiesta de olores, sonidos y sabores que arropan todos los sentidos. Nos tomamos unas Cavas y comimos en conos unos embutidos de los que solo saben hacer los españoles: Fuet, jamón ibérico de bellota, chorizo y por supuesto un bocadillo de tortilla. Regresamos caminando al hotel para poder digerir lo comido y bebido, para después salir a cenar. La cena en un restaurant de nueva gastronomía, Ramsés, ubicado en la Puerta de Alcalá donde el compartir con amigos superó la experiencia de la cena. Nada mal para cerrar el primer día en Madrid.

A salir temprano en nuestro segundo día después del brunch del hotel. Jamones y panes de todo tipo, pasta de tomate para untar, salmón. Un sinfín de mermeladas, frutas, cereales, y si no te apetece algo de ahí, pides una Omelette a tu gusto. Ese día iríamos a Toledo otrora capital del Reino hasta que Felipe II la cambio a Madrid en 1561.  Maravillosa ciudad amurallada solo por un costado, ya que por los otros cuenta con una barrera natural: El rio Tajo.

Una catedral digna de la sede del Imperio donde no se ponía el sol, sus callecitas que no han cambiado con el paso del tiempo, los cuchillos y tijeras, los trabajos en damasquinado y los mazapanes. El almuerzo en una hacienda privada preparada por el chef del momento, pequeñas decoraciones en las mesas, la vista de la ciudad al frente y el viñedo propio fueron el marco del cierre de ese tarde.

En la noche fuimos al teatro de la Zarzuela. Presentaban Carmen de Bisel en la versión española de la obra. Pura opera y nada de Zarzuela. Le falto el picaresco y la sal que solo encontramos en la verdadera Zarzuela. Larga interpretación de tres horas y media que después del agite del día nos dejo agotados.

Menos mal que el sábado teníamos el día libre. Parecía un pecado levantarse a las 9:30 y no aprovechar Madrid pero el cuerpo no daba más. Debíamos encontrarnos con los primos para hacer un recorrido a pie por el centro de Madrid. La colección Abelló fue la primera parada. Más de 160 obras reunidas por esta familia coleccionista y que no se limita a periodos históricos, escuelas ni géneros. Excelente muestra del arte español, que también cuenta con ejemplos de talleres flamencos, italianos, franceses y germánicos. Intemporal porque va desde Juan de Flandes hasta Picasso y Bacon, pasando por Zurbaran, Murillo y Modigliani.

La visita al centro de las artes y su mirador que ofrece una vista de 360ª de Madrid, una parada en la tienda del Real Madrid para los encargos del hijo fanático y a las dos el almuerzo. Una muestra de gastronomía española moderna en el Arzabal. Llegamos de regreso al hotel llenos de Madrid y de comida, un baño rápido y a salir a uno de los eventos principales del viaje. El concierto de Elton John en el Palacio de los deportes. Un aforo de once mil personas y todo vendido y revendido colapsó esa parte de la ciudad que nunca fue hecha para eso. Grandes expectativas que se vieron superadas. Un coctel privado al llegar con barra abierta y sillas de tercera fila en la zona VIP fueron el preámbulo del concierto que duro más de dos horas y media, durante los cuales Elton John y su banda nos deleitó con todos sus éxitos de los setenta, con sus dedos moviéndose en el piano como si no se tratara de una persona sino una maquina y con una voz que acaricia con su melodía y ritmo. No podían faltar Goodbye yellow brick road, el más vendido de su carrera, de cuya publicación acaban de cumplirse cuatro décadas. Cuatro décadas! Pero como pasa el tiempo y aunque nos parece que somos intemporales nos vamos poniendo viejos. Bennie and the jets y, Como no, Candle in the wind. Daniel, Rocket man, y I Believe. Claro, muchas más, pero hasta aquí recuerdo.

Solo iban dos días. La mitad del viaje. Ojala pudiera durar para siempre. Y hago pausa porque la intensidad de la ciudad así lo exige. Concluyo esta parte con un dicho de Mariano José de Larra representante del romanticismo español:  “Escribir en Madrid es llorar, es buscar voz sin encontrarla, como en una pesadilla abrumadora y violenta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s