Volando por el Universo. Autor: Rusvelt Nivia Castellanos

En la mañana; vio la niebla, agitaba sus cabellos negros, le acariciaba la cara. Era un niño feliz y estaba suspirando el incienso del bosque. Se sabía sentado sobre una hojarasca y descansaba los ojos bajo las sisellas de los andes. Mientras, la bruma siguió recubriéndolo junto con el frío. De súbito; se formaban pequeños torbellinos, que veloces hicieron repicar la llovizna. Estos espirales, fueron atravesando los árboles, arrasaron con las hojas grises y el rocío fue mojando a este niño mago.

A causa del agua; Jovet se levantó del prado, caminó por la tierra húmeda y se refugió en una ceiba de enramadas cenicientas. Allí protegido; se recostó contra el tronco, cerró sus iris cafés. De a poco, comenzó a imaginar el cosmos. Fue descubriendo su exuberancia. Lo supo todo de diversos coloridos. Desde su mente evidenció las galaxias orladas. Fulguró un planeta con androides. Cruzó por sobre las construcciones de ellos. A lo fugaz; se supo en medio de sus legiones. Los unos erguían pirámides, los otros labraban cristales. Así por lo que hubo explorado, quedó encandilado ante tanta belleza absoluta.

Más por lo deseado, el niño intentó volar en espíritu para ir hasta esos parajes sibilinos. Al principio, fue alejándose del cuerpo próvidamente suyo. Debido a su armonía, superó la gravedad con facilidad. A fuerza, pasó elevarse sobre las serranías nevadas. De una forma maravillosa, fue retirándose de las campiñas. Hacía lo etéreo, subió precipitosamente hasta los espacios penumbrosos y claros. Con agrado, los admiró con adoración. Recorrió esos paisajes sagrados a lo superior. Tanto, que de repente llegó hasta un agujero de gusano y allí se metió para seguir viajando.

Ante lo obrado, trasegó por entre un montón de rayos acrisolados. Esta visión de pleno lo hizo más sensible. Su ser se asombró. Cada chispazo, le mostraba una nueva naturaleza. De sorpresa, surgieron unos pegasos violáceos y cientos de estrellas. En el otro instante, vio germinar un océano plateado con varios delfines, que allí nadaban. Toda esta exuberancia, lo fascinó. Así que siguió por el túnel de la creación. Se adentró en lo profundo. Exploró tierras que nunca antes había conocido. Muchos paisajes recorrió con regocijo. Y se detuvo, cuando encontró el mundo de los sibilinos. Estaba entre sus monumentos. Ellos eran una tribu de marcianos. Manifestaban gestos misteriosos. A Jovet, por cierto, le dio miedo. No sabía si estos seres propiciaban maldad o bondad. Sus cabezas eran redondas; tenían las orejas largas, sus pieles eran fucsias. Además, uno de ellos se aproximó hasta el frente suyo y le susurró unas palabras incomprensibles. De paso, olió su esencia espiritual y tocó su alma. Ante ello, claro el niño volvió al bosque por medio de un embrujo.

Cuando ya en su paraíso; abrió los ojos suyos, se supo junto a la ceiba y luego vislumbró allí al marciano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s