El Caballero Negro. Autor: Isabel Mª Rojas Herrera

«Sí, mi Señor», dijo el Caballero Negro ante su rey, hincando la rodilla en la helada nieve… Subió a su alazán, negro como las plumas que coronaban su yelmo, negro como todo él, negro como la noche de los tiempos… Salió atravesando la puerta del castillo, después recorrió el puente y se dirigió hacia el bosque y quizá al infortunio… mientras los cascos dejaban profundas huellas en la blanca nieve… Mil fosos como el que rodeaba el castillo hubiera llenado con sus gruesas e incesantes lágrimas la doncella que contemplaba desde una de las torres cómo el caballero se alejaba…
Y seguimos inventándonos historias con sabor medieval alrededor de una mesa ante una jarra de las muchas cervezas que se producen en el país, en una de las antiguas cervecerías de la capital, Vilnius, aunque días antes en Tallinn (Estonia) había probado una deliciosa cerveza con miel y otra con frutos rojos; una con gusto a caramelo y otra más, negra, con un aroma diferente, extraño… Cervezas no muy fuertes, maravillosas, dulces unas, amargas otras, riquísimas todas, yo que soy una fan de la cerveza y pruebo esta bebida en cada país que visito… Fresquita o calentucha, como en algunos lugares donde la refrigeración no da para más, la cerveza sienta de maravilla e invita a charlar…

A una media hora de Vilnius llegamos a uno de los rincones con más encanto del país: en una islita del Lago Galvé se encuentra el castillo medieval de Trakai, como una Avalón allí en medio del lago sólo que ahora aparecía con un sol radiante, de verano lleno de turistas que visitan el país, lejos del largo y helado invierno, que encierra a los lituanos en sus casas, con sus familias y amigos, alrededor de una mesa, con abundantes y contundentes manjares del norte, como aquel plato de puré de patatas relleno de carne picada llamado «cepelinai», ya que parece tener la forma de un zepelín, que no hay quien se lo acabe; o bien los lleva a realizar actividades en el interior, como leer, asistir a conciertos de música, ir al cine, al teatro o a otros espectáculos.
El rojo castillo de Trakai es más bello y sugerente de lejos, si cabe, su silueta recortada en el centro del lago, que invita a ir hasta él remando en barca en un atardecer brumoso, como en las leyendas artúricas, en vez de llegar hasta él por el antiguo puente de madera…
El castillo se encuentra en el Parque Nacional Histórico de Trakai, el único parque nacional histórico que existe en Europa y había más castillos en los muchos lagos de la zona, que forman parte del Parque… Necesitaríamos días y días para recorrer estos rincones mágicos, como siempre nos ocurre cuando viajamos… vemos lo que podemos, tenemos que escoger, priorizar… estaríamos mil vidas y no podríamos ver todos los rincones del planeta… pero tenemos que ser capaces de disfrutar con lo que vemos y llevarnos el recuerdo de lo bello…
Por el camino hacia el castillo de ladrillo rojo encontramos muchas tiendecitas para los turistas, con bonitos productos para posibles regalos, como unas marionetas de lindas brujas de trapo que veo al pasar…
Cruzamos un puente nuevo, y en un camino de tierra que conduce al antiguo puente de madera que lleva al castillo, encontramos otros puestecitos pero de productos artesanales, desde queso y mermelada, pasando por vestidos y capelinas de lino -que es de tan buena calidad en el país- hasta el de la chica rubia y simpática que vende unas postalitas de papel que pinta ella a mano… son preciosas y le compro dos. Me gusta comprar ese tipo de recuerdos en mercadillos de pueblos y ciudades, cosas pequeñas, pero delicadas y hechas a mano…
Hay barcas de colores varadas en la rojiza tierra y atadas a los árboles… Me hubiera encantado coger una de ellas y dar un paseo por el lago, rodeando el castillo…
Entramos en el recinto y aún hay poca gente pero pronto se irá llenando de turistas de todas partes del mundo… En el patio de armas parece que estemos en el plató de una serie sobre la Edad Media… Visitamos el interior, todo reconstruido pero con muy buen gusto y al ver las salas y gracias a las explicaciones de nuestra guía, hacemos un repaso por la vida del país y de su historia… Vemos objetos de todas clases, y me hago una foto con un caballero con armadura, con cara de doncella, más que de doncel… ¡Me encantan los castillos medievales! Y me hubiera gustado ser un caballero cabalgando de castillo en castillo cantando canciones de amor cortés, o bien un monje de monasterio en monasterio iluminando bellos manuscritos con letras de oro…
Al dejarnos tiempo libre, me pierdo por otra ala del castillo y veo salas muy interesantes, habitaciones con camas con doseles; trofeos de caza; cajitas de música, joyeros y hasta abanicos; subo y bajo escaleras de madera; entro por una puerta estrecha a un pequeño habitáculo donde ahora hay una exposición de pintura… y compro en la tienda de recuerdos postales modernas en las que estampo un rojo sello del castillo, y un grabado en blanco y negro en una de las paraditas del patio de armas. Y salgo pensando en mi fortaleza y cuán salvaje parece al lado de este castillo de ladrillo rojo…
Paseamos por la población de Trakai para ver las casas de madera de preciosos colores que construyeron los caraítas, una tribu proveniente de Crimea que habla turco y es de religión musulmana, que ha conservado aún sus costumbres… Vamos a un restaurante caraíta donde el dueño enseña a preparar las típicas empanadas rellenas de la casa a unos turistas vestidos de chef… La cerveza nos alivia del calor y la acompañamos de empanadas rellenas de carne, queso y espinacas. Después volvemos a la capital, bajo un intenso sol de verano…
Y allá en la Torre del Homenaje veo ondear la bandera del país, roja, con un caballero blanco, azul y oro, mientras una hechicera, que he encontrado en el puente de madera, me conduce hasta la orilla y me quiere hacer subir a una de las barcas para llevarme a otra Avalón en el lago, al castillo de la inmortalidad con su señora Morgana…
Trakai (Lituania)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s