El Tiempo Líquido del Viajero. Autor: Eda Sofía Correa Bernini

A principios de este año, sentada en una balsa que surcaba el río Usumacinta, desde la selva lacandona hasta Guatemala, conocí a Stuart; recuerdo su sorpresa y su entusiasmo, tan inherente a su nacionalidad americana, cuando después de saludarnos le conté un poco de mi vida de viajes y  de mis planes para este año. Recuerdo que me preguntó si no era difícil estar siempre a mudar de piel, de casa, de entorno y de amigos; y puedo verlo de nuevo con la barba tupida y esa risa que ahora siento tan deliciosa y en ese momento sentí falsa y exagerada.

Sí, es difícil le respondí: el paso del tiempo es lo más difícil y no sé si algún día me acostumbraré. He elegido vivir de esta forma porque no puedo concebir otra manera de sentirme mas presente, porque quiero usar el poco tiempo que tengo descubriendo el mundo y siendo sorprendida por visiones, pláticas y sensaciones. No conozco otra manera de sentir más, de sentir cada día conscientemente, cada sol, cada atardecer. Pero sé, siempre, que hay algo o alguien que no regresará, que no volveré a ver, y a decir adiós nunca he podido acostumbrarme. La gente que conozco es cada vez más cercana a mi alma y así voy dejando a mi tribu repartida por el mundo apenas la estoy conociendo.

“Stu, this is what I was trying to say you the first day we meet at the boat? Time when you are traveling is such a tricky thing; it makes you realize how fast it goes. Everything is happening, you are open and life has a whole set of wonderful rules. My liquid time…Time is a dimension you inhabit much more consciously and in my case every chance every minute is a steering wheel that my just turn everything upside down. You get to gain and say goodbye to so many things in such a short period. I don’t know if for the second one I will ever be ready.”

Se creería que la practica hace al maestro y quiero pensar que a pesar del dolor y la premonición de la nostalgia, cada día que paso en el camino estoy un poco más tranquila, más agradecida con los momentos que tengo y más preparada para las despedidas; que no son sino bienvenidas de lo que sigue.

Uno no puede prepararse para las perdidas a pesar de que sabe, irremediablemente, que vendrán. El último día, la última vez, el último beso llega y se está demasiado preocupado viviéndolo para percatarse de que es, en realidad, el último y poder despedirse al mismo tiempo, y así siempre después miro hacia atrás con deseos de uno más, tan sólo uno más: porque fue tan bueno… Cada verde demasiado verde, cada viento fuerte, cada calor aniquilante, cada caricia, cada sol que desciende frente al mar, pienso: despídete, Sofía, despídete: hoy lo tienes, esta aquí a tu lado, esta siendo parte de tu vida… hoy, hoy, hoy, estás aquí y todo está pasando.

Y el fin llega, siempre llega. En mi caso a pesar de que a veces se espere con ansias siempre hay nostalgia del Para siempre que representa un cambio. Nada te prepara lo suficiente para el sentimiento de perdida; tampoco nada te prepara lo suficiente para lo que vendrá después: la premonición de otro viaje, los planes y los sueños con otros tintes. Cuando se cierra una puerta, si se hace con las manos abiertas al frente, inevitablemente se abrirán muchas otras que quizá algún día te traigan de vuelta hacia aquella que creías para siempre cerrada. 

Hoy deje ir a un compañero de viaje; a otro más; deje una casa entre calles y ceremonias que adoro, el mar de Indonesia, el parque de mis mañanas en pijama, el perro ridículo que tanto quise para mi risa, el amor que creí encontrar. Si algo he practicado durante estos últimos años es a decir adiós y así nombro al viaje, el gran maestro del adios.

Cuando se está en el viaje constante, la impermanencia toma una dimensión más clara, una realidad que en la cotidianeidad no vivimos de igual manera ya que en el día a día las situaciones no mudan tan rápido y nos encontramos repitiendo rutinas hasta que de pronto llega diciembre y nos preguntamos quién carajo nos robo el mes anterior. Cuando se está en constante movimiento todo cambia con tanta velocidad que el paso del tiempo se vuelve completamente vivencial y éste se mide por el entorno en el cual te encuentras, las sensaciones, las leyes y las costumbres.

En movimiento, el viaje como la metáfora máxima de la vida. Aprendiendo a ver el cambio constante, el cual en desplazamiento físico y temporal por el mundo no se puede disimular o evadir: se hace evidente y te arroja en la cara la realidad de que la muerte y la vida es a cada instante….

Ahora camino sobre esta calle buscando la moto que me llevará de regreso a casa sin mis amigos que apenas estaba conociendo, ayer cene con Luis y hace diez días estaba en Singapur sentada a la mesa de la cocina de Xixun mientras su mamá me leía la fortuna en un libro Chino ancestral. Hace un mes descubría emocionada el mar de Gunun Payung, la playa virgen más hermosa de Bali (que en unos años será un hotel de golf), hace dos meses estaba perdida en cualquier calle repleta de letreros neón en Tokio y sorprendida por sus hermosos seres lunares. Hace tan sólo tres meses estaba en México en mi tan amado departamento de la Condesa, abrazando a Horacio y con mis vecinos fumando un delicado que ahora extraño; hace cuatro en Chiapas sobre esa misma balsa de madera platicando con Stuart sobre el paso del tiempo y de cómo aún después de tantos años, lo que más me cuesta de los viajes es saber que cada vez que comienzan van a terminar.

Hace diez meses estaba en Costa Rica y hace once en Bali y hace dieciséis en Vietnam; puedo ver los cielos azules de Lituania, el parque frente a casa en Groningen, probar los kebabs de Florencia, sentir el temblor en Atitlan, el camión suicida de Laos, el dolor del tatuaje en Nicaragua, el frío por la noche en Kunayala, el vino de Pamplona, la nostalgia de casa en Barcelona, el verde marmoleado de Ubud, me veo manejando a Marquelia con Tuza y Fer, escapando de Irlanda a Polonia por puro antojo desordenado…ahora me subiré a la moto y en cuarenta minutos estaré en la misma casa que llevo haciendo mía hace cuatro meses, pero estaré de nuevo sola, mas mañana –en cualquier momento- estaré en otro sitio, cubierta de risas. En unos meses en Myanmar, caminando cerca del Himalaya, recorriendo el desierto rumbo a Jaipur… en seis, en ocho, en doce quizá de nuevo tomando café con mis papas y mi hermano contándoles sobre el viaje que termina y principalmente sobre aquel que comienza, ya que para ese entonces tendré algún lugar en mente que será imperativo descubrir, una nueva experiencia, un deseo, un sitio, una idea estará danzando ya en mi mente invitándome de nuevo a hacer las maletas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s