El Cielo de estrellitas lapislázuli. Autor: Isabel Mª Rojas Herrera

Aquellas vacaciones de Pascua yo quería ir a Parma y conocerla porque soy una fan del escritor francés Stendhal y la primera novela que leí de este autor fue precisamente La Cartuja de Parma… Yo quería recorrer los lugares por donde se paseaba el héroe, el guapo Fabrizio del Dongo, y ver de cerca la famosa Cartuja, aquella Cartuja que tan poco sale en la novela, que intriga tanto a los críticos literarios y cuyo sugerente nombre da título a la novela, confiriéndole ese aire tan enigmático y bello… Pero un conocido mío me dijo que dejara Parma para otro viaje, que ya tendría tiempo de conocerla, que fuera a Rávena, una joya del arte a una hora de Bolonia -yo volaba a esa ciudad- y que era una maravilla… Yo por supuesto la conocía y también sus bellezas y la verdad es que no había pensado en ir allí pero él insistió tanto que pensé que si él lo decía era por algo…

Llegué a Bolonia, ciudad reivindicativa y estudiantil cerca de los Apeninos y pensé de inmediato en aquella serie que tanto nos gustó cuando éramos pequeñ@s: Marco, de los Apeninos a los Andes, basada en un relato que está incluído dentro de la novela Corazón de Edmundo de Amicis, una obra que había leído de pequeña, que me había encantado y que guardaba en el baúl de los recuerdos de los libros infantiles, esos que marcan para siempre nuestra vida de lector@s…
Pasear por la Piazza Maggiore de Bolonia, contemplar la Fuente de Neptuno, mirar hacia el cielo y ver las famosas Dos Torres, Garisenda y Asinelli, así como deleitarse con su deliciosa cocina, de las mejores del Italia, son placeres infinitos, dignos de los dioses…
Yo la bauticé como «la ciudad de los soportales» porque hay una infinitud de columnas que pueden dar un juego incríble, si te escondes tras ellas… Y me hice foto, cómo no, es muy divertido…
Pero aquel viaje pasará a los anales de mis viajes porque un día de aquellas cortas vacaciones en la capital de la región Emilia-Romaña fui hasta Rávena, cerca del Mar Adriático, que vi de lejos y que aún no conocía de cerca…
Llegas a la población y compras un pase para visitar todas los lugares, que son muchos para una ciudad no demasiado grande… Los Monumentos paleocristanos de Rávena fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y son un verdadero deleite para los sentidos, sobre todo el de la vista, claro. Ocho son estos monumentos:
La Iglesia de San Vital es un importantísimo templo bizantino con unos mosaicos de los más bellos que he visto en mi vida… Te sientas en un banco y vas mirando, porque puedes pasarte horas y horas contemplando tantas pequeñas teselas, como las de los Mosaicos del Emperador Justiniano y su esposa Teodora, con sus joyas que penden de su cabeza, y que siempre hemos visto en los libros de arte…
El Baptisterio Neoniano u Ortodoxo, construido sobre la base de una terma romana, nos transporta a los primeros tiempos del Cristianismo; su estilo tan sobrio me sobrecoge y la cúpula me deja de nuevo sin palabras… sólo tengo ojos, aunque creo que no tengo suficiente vista para contemplar tanta belleza…
La Capilla Arzobispal, una capilla en el Palacio de los Obispos, es el único oratorio cristiano que ha sobrevivido en el tiempo y no entiendes cómo en tan poco espacio de tierra se pueden reunir tantas joyas artísticas…
La Basílica de San Apolinar Nuevo, de fachada y campanile de ladrillo, es muy grande, con tres naves, en la que la central es el doble de las otras dos. Y lo que impresiona de nuevo -como en todos los monumentos paleocristianos de Rávena- son los magníficos mosaicos que decoran la basílica, esas piedrecitas de colores tan hermosos, que artesanos con paciencia infinita fueron pegando una a una…
El Baptisterio Arriano es el edificio más antiguo de los ocho y está dedicado a la otra comunidad cristiana de Rávena, la arriana. Es otra estructura de ladrillo en forma de hectágono, allí entre árboles, como escondida del mundanal ruido… Y nuestra vista tiene que esforzarse de nuevo para poder ver los mosaicos de la cúpula, tan divinos como lo que hay representados en ellos.
El Mausoleo de Teodorico el Grande, de mármol blanco de Istria, es diferente a las demás construcciones porque no es de ladrillo; tenía que ser el mausoleo del rey y se encuentra fuera de la ciudad; es de forma circular, como otros mausoleos romanos y si lo miras de lejos recuerda a un pequeño Castel Sant’Angelo, antiguo mausoleo del Emperador Adriano, en Roma.
No visité San Apolinar in Classe, ya que está fuera de la ciudad, en lo que era el antiguo puerto de Rávena, en Classe, porque ya no tenía tiempo, debía regresar a Bolonia en tren…
No sé por qué dejé para el final la joya de Rávena, supongo que para disfrutar con más intensidad de ella, o fue por casualidad, el Mausoleo de Gala Placidia, donde se dice que está enterrada la hermana del emperador Honorio, Gala Placidia. En medio de un amplio y verde prado se levanta el pequeño edificio de ladrillo en cuyo interior están los más antiguos y bellos mosaicos de toda la ciudad, perfectos artísticamente…
Entro en el Mausoleo y un ambiente mezcla de magia, recogimiento y expectación me envuelven: las paredes están decoradas con mosaicos de escenas pastoriles de suaves colores, otros tienen motivos florales y los colores son mucho más vivos… y yo estoy chocada de tanta belleza, he visto maravillas del mundo pero aquellos mosaicos me conquistan el corazón… Pero cuando mis ojos descubren aquella cúpula, el ábside de la basílica, repleta de estrellitas color lapislázuli con unos ángeles flotando en las esquinas, aquella bóveda parece cobrar vida y yo me veo flotando por un cielo azul estrellado, de ese azul tan intenso que tanto me gusta a mí, Dante me recita sus versos desde su reposo marmóreo y me rodean esos ángeles cuyas alas intento tocar, para comprobar su suavidad blanca y aterciopelada…

Bolonia y Rávena (Italia)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s