Tras mi partida, amada tierra mía, llora tu libertad…. Autor: Hijo amado de la Libertad

Cuatro…, cinco…, seis! al abrir los ojos: se ha transformado la vida en una quimera, un despertar tenue en la mañana, regurgitan las aves que contemplo en el balcón, mientras gotas de roció lloriquean sin cesar, agasajando intempestiva lluvia que silencia al resplandeciente sol; tras cinético comportamiento urbano, mientras a clases unos van, observo al trabajador abrir desconsoladamente la puerta nuevamente hoy, se enciende el fogón, se instala el maquillador, trepa alta fachada el pintor, y entre esquivo y corneteo agudo corre un entrenador.La mañana cede paso a calurosa tarde, cuyas horas paulatinamente son cómplices del movimiento tenue en las agujas del reloj, saltan niños de aquí para allá, gritan hombres por cancelar, corren mujeres por regresar, y al ocultarse el sol, dando entrada a la arrogante noche, que envuelve en ásperas sábanas gentil misterio, su ensordecedor bufido penetra lentamente lo más profundo de mi ser, desnudando mi soledad, y quedando al descubierto una vorágine de pensamientos, que no logro expresar, ni mucho menos dilucidar.

Acaso te fuiste amada mía… ¿dónde quedaste? ¿quizás inmersa en profundo sueño?, después de tanto tiempo compartido, recuerdo aún, efusivos alardeos, decorativas palabras, e inigualables parangones sobre tu diáfana existencia. En un abrir y cerrar de ojos, más veloz que esencial suspiro, detrás de un amorío cruel, vives las consecuencias de inefable luna de miel.

Se hacían interminables los parrándones, agotadoras las tertulias y pulverizadas las expectativas ante grotescos cantos llaneros, susurraban metafóricas y amorosas expresiones, cuyo contenido poco a poco iba mutilando tus esbeltas pantorrillas, desvistiendo tu apuesta figura, que brillaba desde el portón de acceso al paredón trasero, entre amanecer llanero y atardecer del ventisquero, quedaste presa de aquel inoportuno amor.

Alardeabas con fugaz coquetería tu entrañable naturalidad, y con los ojos vendados al amor, fuiste víctima del más grande fanfarrón. Pretendiendo mostrar tu imagen virgen, tras una coraza enorme, de sur a norte, y de este a oeste, viajaste sigilosamente apresada en el camastrón, eras imagen abierta de aquella celosía gris, erigida poco a poco, en tu vasta geografía, a la cual afanados visitantes, por demás encorbatados, disfrutaban visceralmente exuberantes festines, que mal administrados impulsaban frenética y viciada regalía.

Quedaba expuesta a simple vista tu agonizante mirada, se sentía en ti, ¡oh tierra seca! la continua evaporación del roció que una vez protegía tu delicada piel. Preñada estabas producto de inicuo amor, tras continuas pérdidas e indeseables abortos, quedo tu vientre estéril; y el amante improvisado, obligaba a laboratorio ajeno, la esterilización de tu ser, con desesperado afán te embriagaba, silenciando tú hostil aptitud, cercenando tu elocuente rugir, adormeciendo tus entrañas, seccionando tu raíz, sin tener la mas mínima precaución.

Deambulaban inertes tus adorados hijos, de aquí para allá, gemían por doquier, y esa ráfaga de amor que heredaron al nacer, mantuvo siempre viva la chispa que enciende esa llama, cual sublime antorcha, de una justa al comenzar. Permaneces presa aún, en un desmayado andar, amputada tu nación, de cuando en vez revive el resplandor que hoy estas por reconquistar. Y con cierto malestar, de letargo en letargo en tus calles sin parar, un vecino invade al otro, mientras el de más allá te asalta sin descansar.

Aquellos chiquillos que por todos lados corrían en zigzag, han crecido ya, y sus crías intentan saltar en un nuevo cercado mental. Algunos hablan de tu bondad, quizás otros de tu profundidad, mientras los chiquillos logran descifrar el contradictorio contar de sus abuelos viejos ya.

Es hora de recordar, a lo mejor de enumerar, posiblemente fantasear algunos versos sin condición, ampliamente dilucidar tu libre transitar, aun lloran sin parar tus enlutados hijos y en sin igual confrontación, emergen trovadores, poetas, y rimadores, que intentan atestiguar su pena, producto de su viudez. He aquí unas letras solas, y algunos recuerdos vagos, un soneto a medio formular en conmemoración de este peregrinar.

¿Cómo lloras Libertad? ¿fantaseas regresar?, describiendo la sin usual verdad, que divide hoy una expresión sin poder contar, uno, dos, tres.., cuatro, cinco seis.., siete, ocho, nueve, no es hora de berrear. No puedo recordar cuando mis ojos han sudado al andar, corridas lagrimas, que evocan la odisea natural del recuento dulce-amargo de nuestra historia sin culminar.

Por mucho tiempo fuiste prospera al suministrar, y en efímero intervalo, te has hecho apócrifa de tu pesar. Cuando la agonía sesga el pensamiento, y el antagónico miedo invade tus sentidos, se genera una chispa que enciende amargo dolor, cruel injusticia y ensordecedora embestida, no se puede soñar, mucho menos atestiguar, ni pensar en inventar, si detrás del paredón, te señalan sin compasión; He aquí pues un evidente testimonio de aquellas suaves voces: silenciadas, cuya frecuencia tenue aun, perdura inerte, producto de la embriaguez de tu desacertado amor.

Podré volar sobre los cuatro vientos, navegar por los siete mares, y exclamar a la tierra adentro inspiradores cuentos, cuando tu historia por momentos no usurpe más el sujeto de aquellas anécdotas a través del tiempo; te soslaya la memoria, te invaden la conciencia, te irrumpen la imaginación, y se escudan en tu devenir.

¿Cómo viajar de día?, cuando la noche ha robado pensamientos, despojándote de ocultos sentimientos, y en constante transitar, la opacidad de la bruma resta protagonismo al astro rey. Era la noche nuestra tras pasional sentir, eran las horas mías y tú las lucias, en víspera del anochecer sentenciábamos el amanecer, y hoy sin luna y sol, no hay atardecer.

¿Podré llegar a la luna nueva? si la luna llena a saturado de profunda melancolía raíces de mi ser, y en su ciclo entero acompaña la traducción de inéditos recuerdos plasmados del ayer en iracunda soledad, ya no sé si de menguante a creciente, o en posición inversa, pueda suspirar con fija mirada y total seguridad, bajo la observación de un asteroide ajeno que me vigila sin señalar.

Acá, lejos, no podré llorar en el brazo de aquella madre, a quien la vida ha restado fuerzas, consumida en su afán por ser mejor mujer, a quien el tiempo ha mutilado sus gélidos recuerdos, y el camino de noche y de día ha arrebatado semillas de su neceser, bajo la mirada cruel del desconsolador juez. ¡Oh madre! aparecen en tu rostro grietas del devenir, pues de tu ser ha de germinar las semillas que vuelven a ti.

Tampoco podré llorar en el hombro de aquel padre, víctima de tribulación en el destierro de su amado hijo, cuando la aridez del piso, desgarra lentamente sus adoloridos callos, no hay sedante alguno que aminore su dolor y libere consumida mirada en traslucida expresión.

En sentido opuesto mis hermanos van andando ya, a quien ayer cortaron sus alas y encarcelaron sus metas, sus almas imploran estimulo, tras sus sueños y los míos…, sus pasajes connotados por el indelegable deseo de conquistar su mundo, una razón oculta obstaculiza hoy el libre tránsito de su horizonte ajeno; aquel amigo, con limitado espacio, desafía él camino, y su rostro refleja amargo peregrinar e indeseado partir de inoportuno viaje, consecuencia de tu enloquecedor amor, que con aciertos y desaciertos, llevo al nefasto destierro de tus hijos, quienes por dos segundos buscan lejos, una mano amiga.

¿Cómo he de regresar a mi tierra?, a mi amada tierra, cuando sus raíces tristes enlutan frívolas sequias generadas por crueles descendientes; quienes frenéticos de ambición, sucumbieron a la tentación, y tras infructuosos intentos de reconciliación han sido víctima de pecaminosas aventuras, han arado la escarcha de la tierra, y espolvoreado su esencia en efímeras manifestaciones disipadas por aquella barrera humana, de adoctrinados hijos hoy.

Por uno o dos segundos recuerdo tu transitar libre, viajo repetidamente en el tiempo, no sin antes visitar a mi infinita sabana, cuando su luciérnaga nocturna se extingue ante los gritos del silencio, allá donde cabalgaban juntos los ancestros de nuestros libertadores, han limitado a cuatros lados, los inspiradores fragmentos de tu indomable vista, eran libres el venado junto al alcaraván, expansivas las fabulas que se trasmitían de generación en generación, un cuento, una leyenda, allí posaba la sabana, que hoy bajo la vehemencia del opresor narra acrónicas travesías para llegar al sur; allí la selva, cuya frágil piel es cruelmente devorada tras preciado metal, que tus pervertidos inquilinos fustigan sin compasión, bajo la mirada fría del administrador saquean preciosas gemas, moldeables elementos, que tus primeros pobladores usaron para darle brillo y decoración, a su casta desnudez.

Allá, en el delta he de navegar, sus venas reflejarán efectos de rio arriba, una abrasión continua cuyo flujo no para de brotar. Y es que el padre río, no deja de transportar el elocuente magma gris, que sobre su rivera explotan más. Se niega el navegador a perder su rango de rey, mientras que la sapuara y el caimán juguetean sin parar. Ya no son libres el Kariña y el Pemon, son esclavos de un mundo en sumisión.

Vuelo en la imaginación…, percibo abrumadores ecos, vientos del ventisquero, cae irremediable tu más valiosa flor, y el musgo desaparece tras frenético consumo, despluman ancestrales obras del creador, se rompe el equilibrio entre el roció y el resplandor; hay frailejón andino, que como tu hermano vas quedando, incrédulo ante la mirada frígida del morador y la rapidez de tu cuidador.

Uno, dos pasos más, a la sierra he de recordar, vista arriba, al sol de los venados voy a narrar, el desolador ambiente que yace en sus pies, ciudad amiga, oprimida estáis, y tu caballerosidad detrás del altar va.

Solían aletear 5 águilas para inspirar, y arriba a un nivel más, el cóndor cautivo se perpetuo, gélidas cumbres que han de escalar, por donde Caribay pasó, y muchos más.

Hoy veo con indignación como el golpe impune de la autoridad, oprime con ferocidad, al menor que se ha de formar en ilustre universidad, de tus laureles escuche que sobre tu meseta habías de manifestar, y que siempre existirá el preciado derecho de la libertad.

Podre saltar de aquí hasta allá, y al Ávila he de parar,  donde un giro que en 180 grados separa la línea entre el valle y el mar, al cerrar la vista y dar paso a la imaginación, presiento gritos con ferocidad, retumba el cabalgar ancestral del emancipador, y un ejército indomable que lucho por tu libertad, a pesar del provisional estado de ansiedad, que de tu ciego amor, he de experimentar, aspiro profundo aroma de campal batalla por conquistar.

Si al médano he de llegar, no podré llorar, una duna transmite difusa la historia que intenta adoctrinar, y una ráfaga de viento contrarresta el legado actual que ha nuestros hijos hemos de suministrar. Piano a piano, palmo a palmo, gota a gota, grano a grano, debemos alimentar una idea clara por asentar.

Al Caribe quizás pueda llegar, si sus atardeceres pintaran los rostros de sus costas cuando el sol renace por atrás, aquellos angelitos negros no ruletean por acá, pues el desasosiego de sus tatas es tal, que en un paro de 6 a 6, nadie puede caminar. Hummm, ohhhh, suasch el cantar de mi bravo mar, el revoloteo de ola en ola se escucha ahora en un moderno televisor, pues por el extenso litoral tampoco se puede andar. Aprovecha gaviota… se libre a tu voluntad, y junto al albatros y el alcatraz reconquisten esos cielos con avidez, que se sienta su aleteo al surcan la fina línea horizontal y en su retorno metaforicen nuestro anhelado cantar.

Hoy se suma a tu agonía, el inesperado partir del Caballo Viejo, y “un becerrito lindo como un terner”, una corona que elevo los sueños de expresiva mujer, e innumerables hijos cuya sangre derramada de manos del dictador, son fehaciente muestra que jamás debiste enamorar. Adiós amigo historiador, que junto al artista animador extendió su mano amiga al capataz y al soldador, mientras aquel niño habido de formación ofreció una sonrisa eterna al consolador. Un año, diez y otros más, cuantos faltan por desenmascarar, mientras que de palma a palma, las abuelas todas junto al altar una ofrenda han de cacarear.

Hay de aquellos que han tenido que correr ya, porque una visión impuesta intenta domar su voluntad; por tierra, aire y mar, perturbados sin parar tus hijos van saliendo al andar, hacia el lado y hasta el norte van, con la esperanza firme de obtener suave pan ya; una alternativa externa excita un anhelo por materializar, mientras el aparataje interno no ofrece oportunidad, ante real necesidad no hay acción por criticar.

Si al pasado pudieras regresar, quizás tu elocuente amorío volvieras a conquistar, y es que hace falta experimentar los seductores momentos que tu pasión e irreverente ansiedad, por siempre han dominado tu insaciable sed; ahora, quizás, por tu inmadurez y corta edad, el desamor a tu ruina abra de llevar, y cual sacrilegio tendrás que resucitar.

Viajare con el alma siempre amiga, mi única opción, consuelo de amarga soledad, ella seguirá drenando lagrimas y penas por enunciar, moribundos sentimientos, reviven mientras se recupera paso a paso la irrenunciable libertad.

Envejece el cuerpo día a día que camina por doquier, llora profundamente un espíritu en su afanado intento de regresar, mientras la mente soporta gravemente la aridez de indeseado exilio, cuando la tierra amada, amada mía sin fuerzas yace ya.

Más allá de tus límites inimaginables viajas junto a mí, amada mía. Siempre escucharé tu sentimiento innato, percibiré los elocuentes llamados que de tus entrañas emites, y junto a tus fieles hijos, que por tu causa viven, podré sobre tus suelos derramar estas lágrimas de gran pesar, que una tierra amiga acoge hoy.

Después de tanto tiempo compartido…, a ti volveré dulce amada mía…

Anuncios

  1. Pingback: Fallo IX Concurso de Relatos de Viaje Moleskin 2014 | Concurso de Relatos de Viaje
  2. Marineth

    Somos reflejo de lo vivido, de nuestras experiencias, muchas sociedades han tenido que migrar, abandonar sus raices producto de persecuciones, catastrofes, guerras, y recientemente la politica. Sirvan de ejemplo a las NU estas historias para analizar las acciones que han de seguir en busca de un mundo mejor.

  3. Pepelepu

    Profundo relato, asienta pasajes de la vida en una tierra especial y de inigualable bondades, reaviva diferentes vivencias y sentimientos; de lo que nos queda y lo plasmas a voluntad, la esencia misma del vivir, de vivirla, de haberla vivido, de los anhelos de regresarla a los tiempos aquellos…., felicidades, muy carismático, envolvente y descriptible relato, lleno de muchos sentimientos, verdaderamente profundo..!

  4. Esther Magadhat

    Viaje prohibido, imaginario en la visual del autor, un sueño anhelado y/o una tierra prohibida.
    Tanta vigencia extrapolada en nuestras propias vidas, y formas de ser, que expresa este relato.

  5. Elissa R. B.

    Interesante contenido el de este relato, muy diferente a los demás participantes. Buen contexto literario, he tenido que leerle par de veces para llegar a su profundidad.

  6. Doña Isabel.

    Excelente tu relato. muy emotivo y de corazón, una vez comencé a leerlo, no pude parar hasta terminarlo.

    Buscamos un hombro en el que llorar, unos oídos que nos escuchen, una mirada que nos comprenda, un amigo que nos acompañe. Y olvidamos al mejor amigo, nuestro interior.
    Crece con él y desarrolla su amistad. Qué bien te sentirás con él! Después compártelo con los demás. Siempre te lo agradecerán….

  7. tula

    Hermoso relato.pero al igual que en los cuentos de hadas se que nuestra patria florecera y ese paisajes que describes hoy sera el que mañana volveremos a contemplar,solo que esta vez ese cielo tendra mas estrella para brillar.

  8. Doña Isabel.

    Muy Emotivo tu relato, profundo y muy de corazón y sentimiento, yo no se mucho de poesía o relatos pero me gusto al comenzar a leerlo, muchos momentos se vinieron a mi mente. y el relato me atrapo no podía dejar de leerlo. es muy bueno. te felicito… y agrego!.

    Buscamos un hombro en el que llorar, unos oídos que nos escuchen, una mirada que nos comprenda, un amigo que nos acompañe. Y olvidamos al mejor amigo, nuestro interior.
    Crece con él y desarrolla su amistad. Qué bien te sentirás con él! Después compártelo con los demás. Siempre te lo agradecerán.

  9. Jose

    Cuando leí senti que en esos parrafos me escuchaba. Muy buen relato. De donde describe la geografia?

  10. anai

    …en un futuro podremos sentarnos a disfrutar el lindo paisaje q nos ofrece la ciudad y contemplar ese sol dr los venados que se hace admirar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s