Cuando Ann Marí llegó. Autor: Carolina López

Cuando Ann Marí llegó a casa, mi viaje empezó. Ann Marí es una joven nacida y criada en Montevideo, la capital de Uruguay. Es delgada, alta, usa lentes, sonríe todo el tiempo, es amable y cuidadosa. También es cantante y profesora de murga. La murga es una mezcla de danza y música que simboliza la cultura uruguaya.

Pasó casi una semana en casa, de jueves a martes, me contó su vida, el recorrido que iba a hacer en su vaje, los motivos mezclados con sueños y expectativas, y claro, los miedos también. Yo le conté los míos, mi viaje era un proyecto hasta ese entonces, solamente un deseo, una idea. Ella me ayudó a poner un pie adelante…

Una de sus particularidades era que tomaba mate todo el tiempo, le gustaba ponerlo debajo del brazo para caminar. “El uruguayo camina con el mate para todos lados, si no llevás mate no sos uruguayo” decía. El mate es una infusión que se prepara en el mismo momento que se la disfruta. Consiste en un recipiente realizado o de una fruta seca y hueca llamada porongo, o de madera. En general es de la dimensión de un vaso pequeño. Se vierte la yerba que es una planta triturada y secada posteriormente; y el agua caliente, no hirviendo, pero sí lo suficientemente caliente para quemarte la punta de la lengua. Cebada directamente de una pava (recipiente redondo con un pico para verter el agua) o de un termo que sea capáz de manterer el agua caliente.

Una vez realizado este procedimiento y teniendo nuestro recipiente con yerba y agua a punto, la absorvemos por una bombilla que sirve de colador. Para que así, a nuestra boca sólo llegue el agua con gusto a yerba y no directamente dicha yerba.

“Existe un ritual con el mate – Continúa contando Ann Marí- primero hay que saber prepararlo, le ponemos la yerba, cebamos el agua, dejamos que se asiente y luego introducimos la bombilla. El primer mate siempre es del cebador, ya que es quien inicia la vuelta. Cuando terminás un mate siempre debe hacer ruido, sino muy posiblemente el cebador se moleste y te rete” (expresión que significa enfado)

“No se termina el mate hasta que no haga ruido. No se debe lavar el mate, ni mover la bombilla, debe alcanzar justo para dos termos, cambiando la bombilla de lugar. Si no tomas el mate de manera correcta, te pueden tildar de mal educado” me explicaba, mientras me cebaba mate. Una tarde de frío y de lluvia en Posadas, capital de Misiones, Argentina.

Ella no sólo vino a quedarse unos días en casa, vino a hacer mi decisión mas fácil: quería viajar y no sabía como hacerlo. Ann Marí me ayudó a ver las cosas más claras. Hablarle me ayudó a entenderme a mi misma. La uruguaya había empezado su viaje a dedo, parando en casas de desconocidos que encontraba por Internet. Iría desde Montevideo, pasando por Argentina y Brasil hasta Venezuela, y luego bajaría por Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina otra vez.

En la vida siempre hay dos caminos, uno A o uno B. Siempre estamos expuestos a las decisiones, solo está en nosotros poder elegir” me aconsejaba en largas noches de converzación.

A partir de esta declaración mi mente se aclaró, empecé a planear el posible recorrido, a contar mis ahorros y ver de qué manera podría abaratar costos, y a tratar de descubrir el mudo que se abría a mis pies.

Cuando Ann Marí llegó a casa, concrete mi idea, entendí porque tenía que viajar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s