Persiguiendo sueños. Autor: Ana Bedia Andrés.

Después de cientos de kilómetros por aburridas autopistas, por fin, la carretera comienza a discurrir por sinuosos parajes, entre fabulosos precipicios que se desparraman cientos de metros. Enormes bloques de piedra y frondosa vegetación caen hacia lo más profundo del valle. El fresco aroma de multitud de flores indica que la estación primaveral va surgiendo de nuevo lentamente, que la naturaleza se despereza, que el duro invierno va tocando a su fin. El olor a tierra mojada, a caliza, le produce sensaciones que le resultan familiares, le revelan que ha llegado a su destino. Sin mediar palabra, sale del coche. Embargado por la emoción, afianza su mochila sobre los hombros, agarra su bastón con determinación y comienza a caminar. Se adentra en un bosque de coníferas. Surgen estruendosas melodías de multitud de aves cantoras, mientras las mariposas baten sus alas con elegancia en armoniosa danza llena de colorido. Va ascendiendo lentamente, continuando después por un sendero pedregoso que le conduce en poco tiempo al refugio donde pasará unas horas. Carece de guarda y como únicos “anfitriones” tendrán a unos ratoncillos que se acercan curiosos a fisgonearles la comida. El templado día llega a su ocaso y el manto estrellado que le precede hace presagiar que será una noche heladora, pero el aire puro de la montaña le produce un bienestar increíble, cargándole de energía para la dura jornada que le espera. Después de comer algo se recuesta en la litera a descansar, en breves horas tendrá que estar preparado para el ataque a la cumbre. Su mente está despejada y su cuerpo preparado para el frío glacial que le aguarda. La luna, radiante, esplendorosa, espera paciente para guiarle hasta la rimaya donde dará comienzo la escalada….

…La gélida brisa le roba el aliento mientras inspira profundamente una vez más. Agarra con fuerza el extremo de la cuerda que le une a su compañero, ese cordón umbilical invisible que les une a la vida. El tosco ruido de los crampones arañando el verglás que envuelve la montaña le hace estremecer. Paso a paso va aproximándose a la cima, en poco tiempo llegará a lo más alto, justo cuando el sol asoma por el horizonte y los tímidos rayos comienzan a calentar levemente. Atrás quedan horas de esfuerzo, de numerosos obstáculos, pero también de sensaciones que antes ignoraba. Acaricia con suavidad la roca caliza, templada, rugosa… le produce emociones que creía en el olvido, ¡ha pasado tanto tiempo desde aquel día en el que un trágico accidente le despojó de la vista para siempre…! A pesar de ello jamás perdió la determinación; la ilusión; la sonrisa. Aunque sus ojos no vean nunca más tanta belleza, sus otros sentidos se han agudizado y comienzan a generarle emociones especiales, únicas… Visualiza en su mente un espectacular mar de nubes a sus pies, que lentamente engulle el valle, asciende hacia la cumbre y se desparrama sobre las cortantes aristas cubiertas de manto albino. Percibe cómo el viento regala susurrantes melodías a “sus montañas”... Ellas siempre estuvieron ahí, esperándole pacientes. Hacía mucho tiempo que deseaba volver a sentirse libre. Hoy ha encontrado nuevamente la libertad que reposa en su cima interior. Le produce una enorme alegría y mucha satisfacción. Esboza una sonrisa, se funde en un sincero abrazo con su compañero de cordada e incondicional amigo y se sienta sobre una amplia roca a disfrutar plenamente del momento, de ese instante único, irrepetible. Una nueva etapa en su vida ha comenzado, repleta de ascensos hacia nuevas ilusiones y retos, esta vez desde los sentidos, aprovechándose de las experiencias vividas anteriormente, de todas las visiones increíbles y maravillosas que descansan en su interior para darles forma en su imaginación. Ya nunca dejará de perseguir los sueños, esos que alimentan su espíritu, que dan sentido a su vida. Ahora sabe que ningún obstáculo es infranqueable, que el límite le ponemos nosotros mismos, que los miedos ya, carecen de sentido…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s