Cachemira – La musulmana. Autor: Lucas Fernández Canevari

En India el éxodo al norte comenzó. Nuestro plan de huir a las montañas va tomando forma. Nuestra primera parada va a ser en Cachemira. Esta región tiene 2 capitales, una para invierno (Jammu) y otra para verano (Srinagar). La primera fue hasta donde llegamos en el post anterior. Para llegar a la segunda nos tomamos un colectivo de unas 12 horas. Donde teníamos 2 opciones: sitting o sleeper. Nos inclinamos por la segunda, ya que era de noche y pensábamos que un coche cama sería más cómodo. No había diferencia de precio. Pero nos llevamos una sorpresa, sleeper no es un asiento reclinable, es una cama. Literalmente viajamos acostados, en un espacio de 1,20m por 1,60m.

Llegamos a Srinagar cansados y con ganas de comenzar a instalarnos un poco más en los lugares que visitábamos. Tantos kilómetros y tantos medios de transportes en tan pocos días agotan bastante. Bajamos del micro y comenzamos a caminar buscando algún colectivo que nos acerque a la ciudad. Lo primero que nos llamó la atención fue el lago. El paisaje que se presentaba adelante nuestro no se correspondía con lo que veníamos viendo y conociendo de India. Un lago enorme acompañado de montañas y picos nevados. Nos recordó mucho nuestro sur argentino.

La diferencia está en que esta región al noroeste de India es bastante conflictiva y militarizada. Parte del territorio está en disputa con Pakistán, no solo por la geografía sino porque que la mayoría de la población es musulmana. Srinagar no fue solo la cuarta ciudad que visitamos, también fue el encuentro con la religión musulmana. Ciudad llena de mezquitas y de carteles en árabe. Ya no veíamos templos hinduistas ni sijs caminando por la calle. No deja de llamarnos la atención las mujeres y los distintos tipos de velos. Hay algunos que son todos tapados, donde no se ven ni los ojos, otros solos los ojos, otros solo tapan la boca y algunos más osados solo tapan el pelo. Otra nueva cultura se nos presentaba.

Otra curiosidad de esta ciudad es que está llena de “botes-casas”. Uno de los grandes atractivos turísticos es dormir en uno de esos. Estos botes surgen originariamente por los ingleses. En verano, como no soportaban el calor de Delhi, se iban a las montañas a refrescarse. Pero la gente del lugar, los echaban: le decían que la tierra era de ellos, que no podían ir a Srinagar. ¿Qué pensaron los ingleses? La tierra era de ellos, pero el agua no, entonces construyeron estos botes y vivían en el agua. Y así pasaban los días de verano.

Ni los ingleses ni nosotros fuimos los únicos que pensamos las montañas como un remanso para el calor. Algo que nos sorprendió de Srinagar fue la cantidad de turismo local. Si, muchísimos pero muchísimos indios que pasaban allí sus vacaciones de verano. Muchos conociendo la nieve por primera vez, un espectáculo muy divertido. Mujeres con Sari haciendo juego con sus botas de nieve.

Sinceramente en Srinagar no hicimos mucho. Aprovechamos para descansar y ponernos al día con el blog y trabajos pendientes. También fue el primer lugar donde pudimos dormir bien, sin tanto calor y ya acostumbrados al huso horario. Srinagar se presta para ser caminada, y así lo hicimos, conociendo de paso los atractivos del lugar. El frío se sentía bien, ¡Por primera vez habíamos usado un buzo, y también una campera!

Srinagar no deja de ser una ciudad con lago y montañas de fondo. Si bien no era el caos de Delhi y por primera vez nos despertamos escuchando pajaritos y no bocinas, no deja de ser la capital de una región. Cuestión que nos empujó a continuar con nuestro éxodo al norte que tiene como fin adentrarnos en el imponente Himalaya. Al cuarto día emprendimos la retirada. Nuestro siguiente objetivo era Leh, y el camino por tierra nos llevaría unos dos días continuados con suerte. La distancia no era mucha, unos 500 km, pero el camino era sinuoso. Decidimos hacerlo escalonado, por tramos.

Nuestra primer parada fue en Sonamarg, a unos 100 km. Un pequeño pueblo entre montañas que se caracteriza por tener un glaciar y mucha nieve. Paisajes de postal. Allí fuimos, caminamos hasta el glaciar y resbalamos en la nieve. Sonamarg no es solo nieve ni diversión, nos llamó la atención la gran base militar con la que cuenta (no fue ni la primera ni la última que vimos).

Estuvimos una noche, al otro día partimos a Kargil. Segunda y última parada en nuestro trayecto a Leh. Esperamos toda la mañana un micro que nunca llego. Terminamos compartiendo un taxi con otras 6 personas. Todas indias.

El viaje debía ser de unas 5 horas, pero termino siendo de mucho más. Al rato de salir de Sonamarg nos detuvo un derrumbe. Nos obligó a estar parados mientras trabajan las máquinas. La gente aprovechaba para bajar y sacarse fotos en medio de tanto paisaje. Los militares ordenaban la espera. Al cabo de una hora, y ya cansados de esperar seguimos viaje.

A los pocos kilómetros nos encontramos con otro inconveniente: una gran cantidad de nieve se había derrumbado sobre la ruta bloqueando el paso. Nuestra sensación era de preocupación, por tener que seguir esperando. Pero la sensación de la gente era otra, se bajaban contentos de los autos para ir a sacarse fotos a la nieve. Ahí nos dimos cuenta de lo distintas que son nuestras concepciones, estábamos apurados por llegar a un lado, ¿Para hacer qué? Mientras que ellos, en la misma situación, veían el medio vaso lleno.

Esperamos a las máquinas, unidos al juego de la nieve y las fotos. El viaje a Kargil siguió con normalidad, lo único que llegamos tarde. Conseguimos un lugar para dormir, comimos algo y nos fuimos a acostar pensando que al día siguiente, a las 4:30 am, seguía nuestro viaje rumbo a Leh.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s