Arequipa. Autor: Ludmila Greco

Arequipa: La plaza y el Colca.

Fue aquella vez cuando anduvimos por Perú que conocimos la bella ciudad de Arequipa, la famosa “ciudad blanca”. Alguien nos había mencionado algo sobre cierto Valle y cierto trekking que había por hacer en aquella ciudad. Y como en nuestro itinerario (que nunca nos sale como uno lo planeamos, por suerte!!) Arequipa nos quedaba de paso, la conocimos. Está ahí, justito en el medio entre Cusco y el Lago Titicaca. A unos 2.000 metros arriba del mar

Hermosa ciudad. Fue el salir de Cusco, con su encanto, sus vendedores, su “masagge – masagge”, un contraste que también favoreció. Si bien Arequipa es una de las principales ciudades de El Perú, y no solo por el turismo, sino porque funcionan allí varios edificios públicos nacionales; es tan tan taaan distinta a Cusco (Y solo están a 500 km).

¿Qué hicimos en Arequipa? Lo que casi-todos los mochileros suelen hacer, el trekking por el Valle del Colca. Pero, por suerte, nosotros hicimos un poco más. Hicimos algo que nos encanta, que disfrutamos y que nos permite lo más lindo de viajar: conocer gente. ¿Qué hicimos? Nos sentamos en la plaza, nos sentamos en las escalinatas de la catedral, nos sentamos en un bar. Nos sentamos. Y mágicamente, nos ven sentados –mate en mano- y alguien se nos acerca. Niños, ancianos, lugareños, viajeros como nosotros. Por suerte, nosotros los humanos, no nos olvidamos de nuestra principal característica, hablar y conversar. Y eso hicimos en Arequipa, sentarnos y hablar.

Arequipa es otra de esas ciudades para ser caminadas, además de ser una ciudad interesantísima para sentarse y observarla. Caminarla es un modo más de observar. Es el contraste entre construcciones históricas y edificios actuales una mezcla interesante. Y en ese “entre” lo antiguo y moderno esta Arequipa. Así es, hay edificios que anteriormente fueron conventos de clausura del mejor estilo colonial, y hoy funcionan allí bancos o agencias de celulares. Increíble, sobre todo porque la fachada es la misma.

Y así caminamos por su Plaza de armas, su Catedral, sus callecitas y sus peatonales. Quizá suene repetitivo, pero si es su Plaza de armas y las recovas de las calles aledañas una disposición que se repite en Perú, y que merece ser recorrida a pie.

Claro, también hicimos la perlita de Arequipa: El Trekking por el Valle del Colca. En el centro de Arequipa hay varias agencias de turismo que venden el paquete ya armado, sea el de 2, 3 o más días. Y como siempre, el precio se regatea.

Nosotros hicimos el de dos días, y estuvo más que bien. La “travesia” comienza cerca de las 3 am, cuando te pasan a buscar para dirigirse al punto donde inicia el Trekking. La primera parada es 7 am, en Chivay, donde desayunamos. [Vale aclarar que el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena en Perú (sobre todo cuando uno no come en un bar o restaurant del centro) suelen ser un tanto parecidas; léase una infusión, más alguna variedad de  arroz, más alguna variedad de papa, más alguna variedad de carne o pollo o pescado, todo esto combinado en todas las variables posibles.]

Estábamos en el Trekking del Colca – dia 1.

Paramos a desayunar en Chivay, y luego nos dirigimos hasta nuestra próxima parada: “La Cruz del Condor”. Un sitio desde donde se pueden observar cóndores, como su nombre lo indica.

Luego avanzamos unos kilómetros más hasta el punto donde inicia nuestra caminata. El primer día se caminan unos 16 km, ya mayor parte del trayecto ya que en total son 22 km. Es una caminata amena, en bajada mayoritariamente. Igualmente, si estás cansado o sin ganas, tranqui… Se alquilan burros para hacer el recorrido.

Realizamos una parada para almorzar y con lluvia, iniciamos la segunda parte del recorrido. Ahora si, con alguna subidita que te obligaba a aprovechar para frenar, sacar fotos, observar el increíble lugar donde estas y claro, cambiar el aire y respirar!!

Cruzamos dos pueblitos muy pequeños y bonitos, acostumbrados al paso de turistas por allí. Que ganas de abandonar la caminata y sentarnos ahí, a mirar a los turistas pasar.

Y finalmente llegamos al lugar, donde pasaríamos la noche. Lo llamaban el “oasis” del Colca, y entendimos porque… Una vista increíble y una pileta nos aguardaban!

Dia 2: Amanecimos muy temprano. A las 5 am ya estamos por comenzar la caminata. Debíamos caminar 7 km, pero… en subida! 7 km para subir un total de 1.100 mts. Un detalle del Colca, es un valle muy caluroso. A diferencia del “Camino del Inca” la altura es menor, por eso, hace muchísimo calor y el sol, pega fuerte. Asi fue que salimos tan temprano, para evitar lo más posible al sol. Luego de 3 horas, llegamos a la cima.

Una chola vendía bananas, justo ahí, en la cima. Que inteligente fue, esa banana fue una de las más ricas que comimos!

Luego de reponernos del ejercicio y luego de que nuestras piernas acusen recibo, continuamos con el “tour”. Desayunamos, e hicimos una serie de paradas muy reparadoras. Paramos en una serie de miradores, lindísimos para tomar fotos. Almorzamos. Y la frutilla del postre: Nos dimos un baño termal.

Y luego, volvimos a Arequipa. Y fue aquella vez cuando anduvimos por Perú que conocimos la bella ciudad de Arequipa. Alguien nos había mencionado algo sobre cierto Valle y cierto trekking que había por hacer en aquella ciudad. Aquella hermosa ciudad para caminar y para sentarse en su plaza a observar y a charlar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s