El mar amargo. Autor: Cala

En aquella noche Raquel y Fernando no miraban  solo la profundidad del agua, su caudal, ni el mar amargo como dos turistas más. Desde su observatorio, él  desplegaba ansiosos   besos acariciando el cuerpo y los oídos de su novia. Ahora sus amarguras se ondulaban en llanto, caudalosa pasión, lágrimas de  miel y separación. Ante ellos, la luna cruzaba turbia, sin reflejo, sin rumbo ni corazón. El visillo de su sonrisa temblorida les acariciaba salvajemente los labios de amapola. Los  abrazos se desdoblaron, y al relente sus cuerpos agonizaban de pasión hasta el amanecer. Esa noche fueron aprendices, de nuevo,  de  caricias y vértigo.  El veneno de tanto amor derramado sin  consuelo se lo bebían a sorbos; solo existía ese presente.

Hora a hora, el cielo de la noche  se hizo amanecer amargo, como las finas  aguas del mar y sus besos. Horadaban las sombras la temida despedida; cómplices del murmullo de sus atormentados adioses, y   acechaban sus cuerpos para recorrer sus caminos. Los dos, ya vestidos, agitaron sus  bocas y las manos recorriendo la textura de la tela y el calor de la piel. Los dos se agitaron de nuevo, los dos se miraron, y de nuevo se besaron en la arena. También se despidieron de nuevo.

Llorosos, y desposeídos el uno delo otro, por enésima vez ese amanecer, se alejaron de aquel escenario, de amor, por separado. Fue entonces cuando ella y él, al llegar, sorprendieron a sus gentes con el sigilo de sus pasos malheridos. Se acercaban a la lentitud de esas horas interminables previas a la marcha; cuando más crecen los silencios y la soledad funde la espera empapándola de recuerdo con su norte de desesperanza. Lo escucharon decir  muchas veces  a sus amigos pero nunca creyeron que la pasión devorara tan aprisa una última noche.

Ya separados, la nostalgia desgranaba y roía  sus días. Inundaba, lentamente, con su filo los zócalos de sus amorosos y frágiles  ojos; surcándolos de melancolía. Solo las brasas de su apasionada historia de amor calentaba la implacable frialdad de las noches baldías. Sin besos ni piel querida, donde  el amor, ahora amargo,  caló tan hondo.

Los labios, rastreando nostalgias,  se les secaban;  sin fuente que alargara su sonrisa, y había que mordérselos para apagar su sed. Las manos no se reunían a escondidas con las amadas, desde hacía mucho  tiempo, ni con su cuerpo, como antaño. Solo se juntaban para ningunas caricias que   dulcemente apuñalaran la nostalgia del frenético estallido de la espera.

Soñaban que pronto que…el alba, les  aguardaba en sus embozos, y, a su regreso, hilvanaría   satén, donde se deslizarían de nuevo desnudos para abrazarse y besarse una y mil veces.  Como ellos, les acariciaría sus  suaves pechos; ahora de piedra. Y en la tímida luz del  crepúsculo se trasformarían en relámpago, cuando de nuevo desfalleciera  el pulso en sus cuerpos enredados; en un círculo inacabable de amor y pasión.

También, como en la playa, se vestirían el uno al otro el vestido, y sin apremio regresarían a la calle para volver muy pronto a su refugio. Después de horas de brisas en las manos y cadencia en el cuerpo, cada uno marcharía  a su hogar, con un murmullo cantarín rozando sus contornos y su olor dulzón.

Pero  a pesar de las expectativas de amarse siempre, y de ser uno solo en dos cuerpos; tras  muchos meses de separación continuaron   sin tenerse cerca. A él un contrato tras otro, en ese destino lejano, lo  atropelló como una galerna enfurecida. Ella  hundió su vida y su corazón

; los ahogo en alcohol y olvido.

 

 

Anuncios

  1. luisa cacheiro q

    La nostalgia del amor perdido.Por circunstancias,anexas,el recuerdo de uno y otro.
    Los instantes vividos en aquéllas horas.
    Está bien,como siempre si el amor es puro y verdadero jamás se olvida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s