Flor del atardecer. Autor: Fernando Rivas Castillo

Ya entrada la tarde, en plena selva, se escuchaba la algarabía de los loros que llegaban en busca de refugio para pasar la noche.

Todas las aves tenían un llamado especial que hacía que en el monte se escucharan cánticos insospechados.

Hermosos atardeceres del Mayab lejano.

De pronto, en la espesura de la selva, se hizo un silencio de respeto, al escucharse  los gritos de dolor de dos  indígenas que en ese mismo momento estaban pariendo en la región del Puuc.

En un refugio de troncos cubiertos con palmas, había nacido una niña maya, sus padres la llamaron, Flor del atardecer. El olor a copal se extendía por el monte.

Cerca de ahí, se escuchaba el fuerte llanto de un varón, sus padres le llamaron Colibrí.

Al pasar el tiempo, los jóvenes se hicieron inseparables amigos, la niña ayudaba a su madre a recoger leña y a llenar los calabazos de agua fresca de un cercano cenote.

En esas selvas tropicales abundaban cientos de animales, como; tigrillos, pumas, venados, tapires, armadillos y otras diferentes especies como el  pavo, faisanes, codornices, palomas, gallinolas, kambules, loros, guacamayos, y cientos más, que con sus cánticos alegraban la selva.

Los padres de Flor del atardecer y Colibrí, como el resto de los pobladores de la selva, tenían sembrado maíz que era su principal alimento. En troncos huecos había abejas productoras de miel. Para sus enfermedades, el brujo curandero era un conocedor de las plantas medicinales.

Colibrí, con el tiempo se volvió cazador y guerrero, ya sabía hacer flechas con pedernal y obsidiana.

Un amanecer, apareció en el cielo un aparato de forma ovoide, los moradores de la selva se escondieron con el temor reflejado en el rostro.

Todos temerosos y escondiéndose, fueron a la cueva del sabio hechicero a preguntar, ¿qué estaba pasando?, ya que esa gran nave se había posado sobre las matas de maíz.

El brujo gritó; ¡la profecía se ha cumplido! De las estrellas llegará un Dios que nos enseñará el camino ¡pronto, que traigan alimentos para recibirlo!

Lentamente, ante el pavor de los indígenas, la puerta se fue abriendo,  de ella apareció un ser muy alto, de tez blanca y barbado.

Las jóvenes, sin levantar la vista, ofrecieron como ofrenda al recién llegado, hojas de plátano, conteniendo anonas, saramuyos, canisté y zapotes, en señal de bienvenida y sumisión.

El brujo temeroso, casi temblando, fue el único que habló, diciendo; ¡señor del cielo y las estrellas, tu pueblo te saluda!

Fue cuando en el mismo dialecto, él les dijo; No se asusten, ustedes a través de los siglos se  han adaptado a este mundo.

Quiero hablares sobre su origen. Hace muchos años, la confederación galáctica envió a este planeta varios especimenes para ver su evolución y adaptación al medio.

Sembramos varias razas con diferentes dialectos, había de tez negra, blanca, amarilla, gris, unos de gran estatura y otros de baja, como en el caso de ustedes. Desde luego, había también diferencia hasta en el contorno de los ojos y los colores.

Tal vez ustedes nunca lo entiendan, pero de dos nativos mayas, jamás tendrán un descendiente de color negro, o chino con los ojos rasgados, como tampoco de una pareja de negros, nacerá un chino o uno como ustedes.

Todo es cuestión de la genética, por lo que este mundo no se pobló con una sola raza, ni un sólo dialecto, desde luego, trajimos  muchos más, pero no se adaptaron y perecieron.

Mi misión, después de que hemos visto su adaptación, es la de construir un imperio en esta región que se llamará Uxmal.

La nave se alejó, y el ser blanco y barbado, fue alojado en una choza y atendido como un rey, comenzó a trazar los planos de construcción del primer templo, enseñando a los indígenas a labrar la piedra.

Había un tiempo en que la nave bajaba y se llevaba al ser que creían que era un Dios, el brujo le preguntaba ¿señor de las estrellas, será que regrese?

Siempre estaré con ustedes, pero debo de visitar a otros indígenas del planeta para enseñarles a construir sus templos, y que aprendan astronomía, el arte, los números, la escritura jeroglífica para grabar en piedra un calendario con los ciclos de siembras.

Los pobladores, de acuerdo a los planos grabados en pieles de venado, siguieron edificando una preciosa arquitectura para cuando llegase al que creían su Dios, los trabajos estuvieran avanzados y no los castigaran.

Pasaron los años , Colibrí y Flor del atardecer, se unieron en una ceremonia, que pronto dio fruto al nacer una niña a quien le llamaron Bella Flor.

Colibrí fue nombrado sacerdote, un día comenzaron las penalidades en el pueblo maya, las cosechas morían por falta de lluvia, los animales emigraban, el Supremo Consejo  Maya, decidió hacer un sacrificio al Dios sol, para que les mandara la lluvia.

Comenzaron la ceremonia, el olor a copal invadía el monte de la naciente ciudad de Uxmal.

El consejo le ordenó al sacerdote que había que sacrificar a una doncella y nada mejor que su hija Bella Flor, para que le llevara el mensaje al Dios de la lluvia.

Flor del atardecer, con gritos de dolor, vio que los guerreros se llevaron a su hija, quien sería sacrificada por su propio padre.

Al sumo sacerdote le fue entregado el filoso cuchillo de obsidiana.

Bella Flor fue amarrada desnuda sobre la piedra de sacrificios, su padre, con el dolor reflejado en el rostro, alzó las manos al cielo y de un golpe brutal le abrió el pecho a la jovencita y le sacó el corazón, alzándolo aún palpitante, se lo ofreció al Dios de la lluvia.

Los tunkules invadieron con su sonido la selva.  A los pocos días comenzó a llover.

Pasaron los años, y una noche de terrible tormenta, se escuchó en la región Puuc, un grito desgarrador, estaba naciendo el enano de Uxmal.

Nuevamente los visitó el hombre blanco y barbado, entró a una pirámide donde le tenían preparado su aposento, desde ahí siguió dirigiendo a los Mayas para que terminasen la maravillosa arquitectura de la ciudad de brujos y leyendas.

Los trabajos eran perfectos, La pirámide o Templo del Adivino, El Cuadrángulo de las Monjas, El Cuadrángulo de los Pájaros, grandes palacios de encajes de piedras celosamente guardados por serpientes entrelazadas.

Había noches, que el silencio se rompía al escucharse el sonido del caracol anunciando un nuevo sacrificio

Todavía las piedras conservan el eco de los pasos del Señor Chac, último Gobernador de la majestuosa ciudad de Uxmal.

Un día, apareció de nuevo el hombre blanco y barbado, reunió a todos los jefes mayas y les dijo; ¡entierren todos los edificios! , por ser un pueblo inteligente y trabajador, serán transportados a otros mundos donde ustedes serán los primeros pobladores.

Los mayas tardaron varios años enterrando lo que con tanto esfuerzo habían construido.

Una tarde, apareció en el firmamento una gran nave espacial en forma de puro, en perfecto orden todas las familias mayas fueron entrando con la esperanza de retornar algún día a la tierra del Faisán y del Venado.

La nave se fue elevando lenta y silenciosamente, como queriendo dar tiempo a que se despidiesen de este mundo, efectivamente, los mayas con los ojos asombrados miraban por las ventanillas toda la grandeza de su raza grabada en piedra.

Pasaron volando por otros palacios enterrados, se divisaba, Dzibilchantún, Mayapán, Chichén-Itzá, Ek-Balam Cobá, al pasar por Tulúm, este se confundía con el azul turquesa del bello mar del caribe.

La gran nave y otras más procedentes de Palenque, Tikal, Cabá, Labná, Bonampak, Copán, Sayil y otros lugares sagrados, se enfilaron hacia otras galaxias, había comenzado el misterioso éxodo de los Mayas.

Siglos después, los modernos arqueólogos comenzaron la dura tarea, hasta hoy, de desenterrar las bellas ciudades diseminadas en  varias zonas, ya que debido a la gran deforestación, van apareciendo nuevos asentamientos enterrados, no se encontraron osamentas que hicieran suponer una guerra o peste.

Los investigadores se preguntan; ¿dónde acabaron miles de pobladores? ¿porqué en una misma época, casi simultáneamente, todos enterraron sus palacios y desaparecieron?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s