Bondi Beach. Reuniones sociales, jóvenes de dudosa respetabilidad y Gandía en temporada alta. Autor: Alberto Vayá

Cuando salí de Sydney, no pensé que fuese a echarlo tanto de menos. Circular Quay, el centro neurálgico de la ciudad me despedía. Era fin de semana, y las buenas temperaturas que se anunciaban y el sol continuo que brilla en Sydney, animó a muchos Sydneysiders a vaciar la ciudad por unas horas.

El autobús hasta Bondi Beach iba hasta los topes, y un viajero con mochila no era del todo bien recibido por el espacio doble que ocupaba. Pero como todo en Sydney y en Australia el autobús también es caro, 4,8AUD por un trayecto de unos 45 minutos.

Cuando te vas acercando a la colina de Bondi, aprecias la playa, una de las mejores de Australia y por lo tanto, del mundo. Bondi nació como un pequeño pueblecito turístico a las afueras de la gran ciudad, donde todos los veranos las reuniones sociales sucedían día tras día y donde lo mejor de la sociedad se juntaba para partidas y cócteles.

Poco ha quedado de todo eso, jóvenes buscavidas que emigran buscando una nueva oportunidad que en sus países de origen no le dieron, sobre todo desde Chile, Argentina, Uruguay y algún que otro europeo perdido. También verás chicos y chicas de dudosa respetabilidad que solo quieren lucir cuerpo por los paseos de la playa sin alejarse mucho de la ciudad. Algo así como Gandía en temporada alta.

Aislando ese aspecto, Bondi ofrece todo lo que una playa te puede dar, además de unos bonitos paseos por acantilados uniendo playas y más acantilados. Recomendadísimo el paseo entre Bondi Beach y Coogee Beach, de unas 2 horas aproximadamente. Una vez visto, poco más puedes hacer. Si tienes suerte y te sale día de playa, aprovéchalo, porque poco más hay durante el día. Si te gusta bucear a pulmón, respira hondo, aguanta la respiración y trata de buscar la red anti-tiburones que montaron para evitar visitas inesperadas. Eso sí, necesitarás unos pulmones muy grandes y superar el paro cardiaco que te dará la temperatura del agua. Tengo que reconocer que sólo mojé la punta de los dedos del pie y decidí que una retirada a tiempo, es una victoria

Me despido deseándoos felices viajes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s