Explorando vidas. Autor: Jhoan Fernando Jaramillo Sánchez

Estaba sentando con mi esposa en la silla doble que está ubicada en la antesala de mi casa, observando la belleza de una pintura en ella había un paisaje, era hermoso, tenía hermosas montañas, un arcoíris radiante, aves esplendidas de muchos colores, pasto verde, en fin, esto me hizo devolverme a mí pasado:
Era yo un chico, aun con alma de felicidad pues no me preocupaba por las cosas de mi alrededor ya que no entendía el significado ni las problemáticas de las cosas que me rodeaban, me aviso mi madre que íbamos a tener un viaje a la granja del tío Carlos, me emocione demasiado y esperaba con ansias este día.
Por fin llego ese anhelado día, apenas llegamos a la granja lo primero que hice fue mirar como todos los animales de aquel lugar se comportaban, esto me llamo mucho la atención y pensé en que se sentiría ser como cada uno esos animales, me surgió entonces una gran idea, abrí el corral y me metí al lodo con los cerdos a los cuales les agrade pues inmediatamente se tiraban al lodo conmigo después quise probar su comida, tenía un aspecto asqueroso, pero como niño no dude en poner mi boca en la comida, la verdad no me supo nada bueno pues esto eran los sobrados que quedaban de todas las granjas vecinas, lo más divertido de compartir con estos animales fue que cuando intente montármele encima a uno de los cerdos uno de ellos con su hocico me ayudo a subirme al lomo del animal, di una maravillosa vuelta alrededor del corral, su inteligencia era increíble ya que este percibía todo lo que yo tenía por hacer, ¡siempre tuvo rabia!, cuando intentaba acercármele a su hembra, este se iba para un lado cuando sucedía este episodio, callo la noche y era hora de dormir, así que, Salí de allí y me acosté así, pues quería parecerme a los cerdos que no se bañan pero siempre manteniendo mi postura de niño solo que ellos me aceptaban en su manada pues a pesa de ser humano al comportarme como ellos recibía una grata satisfacción para estos animales, mi mama ni se dio cuenta que yo no estuve al lado de ella pues lo único que hizo fue hablar de mis travesuras con la esposa de mi tío mientras yo hacia otra.
Amaneció, yo apestaba a lodo y al olor de los sobrados de las comidas, así que decidí echarme unos cuantos vasos con agua sobre mi cabeza. Salí corriendo inmediatamente para donde las vacas pues yo en medio de mis locuras quería seguir viviendo como un animal pero siempre manteniendo mi aspecto de humano, me metí a su corral y empecé a gritar como un loco pues quería imitar el sonido que ellas producían, comí pasto como ellas, pero estas no fueron tan divertidas así que vi unos muy parecidos a estas pero sin ubres y sin cachos tan largos; eran toros, yo no lo sabía y me metí a su territorio.
Con estos, si me fue muy mal pues uno de ellos me levanto con sus cachos y me fracturo una pierna, la furia de mi mamá era mucha pues ella no sabía que me había pasado o en que estaba pensando cuando me metí en su corral, inmediatamente se me acabo el paseo a la granja, con mi fractura quedaba incapacitado por tres meses en los cuales me la pasaba todos los días investigando sobre todos los animales, me llamaron la atención muchos porque eran muy raros o porque sus habilidades eran increíbles.
Por ese tiempo de mi incapacidad Se acercaba el proyecto científico para la feria de la ciencia que como todos los años se hacia mediante un concurso y el que ganara tenía un viaje al zoológico más grande de la región, puse todo mi empeño y dure todo un mes buscando para que mi proyecto fuera el ganador, mi exposición se iba a llamar “explorando vidas” en el iba a trabajar los animales más extraños y más llamativos para mí.
Por fin llego el tan anhelado día, fui el primero en ponerme en el lugar en el que me correspondía, mi exposición la hice en una maqueta y atrás de ella carteleras están contenían todo acerca de los animales su hábitat, su comida favorita, todo acerca de ellos, los animales estaban hechos de arcilla. Empezó la feria y todos se acercaban a mi lugar para que les explicara. Mi proyecto fue el ganador, recibí mi boleto para ir al zoológico y tuve la oportunidad de participar en la feria municipal con el mismo proyecto.
Mi mamá decidió llevarme a los tres días de la feria al zoológico, estaba muy entusiasmado por ver los animales que allí se encontraban, nos facilitaron un guía el cual me iba explicando las características de cada animal que estaba dentro del zoológico, yo no paraba de preguntarle más y más cosas sobre ellos, para satisfacer mi curiosidad el guía al verme tan interesado me invito para que fuéramos a dar de comer a las aves. ¡Yo no lo podía creer!, pero sin dudarlo acepte, estas aves eran águilas, me tuve que poner guantes de protección pues sus garras eran muy filosas y podían hacerme daño, fue una experiencia maravillosa el ver como unas aves de casi dos metros de ancho giraban alrededor mío y no me atacaban. Eran dóciles y con una aguda visión, quería convivir en el aire con ellas lo cual solo se quedó en un anhelo pues esto era imposible ya que no tenía algo que me ayudara a elevarme, llego el fin de la aventura en el zoológico a pesar de mi fractura la pase muy bien en aquel lugar.
Regrese a casa, comí y me acosté en mi cama, no dejaba de pensar en esos animales, así que me propuse escribir todas las enseñanzas que me daba cada animal, empecé por el cerdo: son gordos y muy puercos, comen residuos de alimentos y les encanta bañarse en lodo, huelen muy asqueroso pero son muy divertidos.
Las vacas: son grandes y producen leche, es deliciosa y muy suavecita, comen pasto y no son de buena convivencia, con ellas no pase tan bueno.
Los toros: son grandes, tienen cachos largos y muy bravos no me divertí para nada pues me provocaron una fractura, mientras no los maltrates ellos serán muy dóciles.
Las águilas: son muy grandes y muy inteligentes, comen gusanos, son agiles, tienen muy buena vista, y mientras las trates bien ellas no te harán daño.
Estos eran los animales con los cuales había compartido en su entorno, fui preparándome para la exposición a nivel municipal, repase mi proyecto, pero esta vez contaría todas mis hazañas y aventuras con los animales que había convivido. En esa feria quede en segundo puesto me obsequiaron una medalla y una beca por un año en la universidad más prestigiosa del país, la universidad de las Américas, me sentí orgulloso por lo que había recibido pues me demostré a mí mismo que era capaz de hacer grandes cosas.
En el colegio me hicieron un reconocimiento y me dieron una placa, continúe con mis estudios me destacaba mucho en el área de biología más que todo en el trato de animales, fui creciendo y avanzando en años cuando ya estaba a punto de terminar mi bachillerato, me llego una muy mala noticia me avisaron que mi madre había fallecido de un paro en el corazón, esta noticia trajo consigo un desaliento en todo lo que hacía, deje mi bachillerato a los 17 años, no lo quise terminar debido a la muerte de mi madre, viví por varios años en la granja del tío Carlos en la cual mi único apoyo eran los animales, con los cuales compartía todo el día y toda la noche, no le encontraba sentido a mi vida.
Cierto día conocí a una chica por el chat, ella se llamaba Alice era una italiana de 20 años, estudiaba biología, era apasionada por los animales y estaba haciendo prácticas en el áfrica, como guía de algunos por una de las principales selvas de aquel continente, Alice y yo éramos muy parecidos en nuestros gustos por los animales, paso el tiempo y cada vez nos entendíamos mejor, ella tuvo que viajar a mi país (Colombia) a dar una charla sobre cómo llevar a cabo una expedición, tuvimos la oportunidad de conocernos aunque me toco viajar de Medellín a Bogotá para asistir a la reunión y conocerla, hablaba muy bien el español, lo cual me facilito coquetearle, salimos a cenar, sentía muchos nervios pues no sabia de que hablarle pero algo de valentía me ayudo a hablarle y a que la conversación se volviera de agrado para los dos, culmino la en uno de los restaurantes más prestigiosos de la ciudad, yo cubrí los gastos en muestra de mi interés por ella, decidimos ser novios y trabajar juntos conociendo animales y conviviendo con ella, primero termine mis estudios a los 19 años cuando ella ya cumplía los 22 decidí dejar la granja de mi tío y viajar hacia donde ella se encontraba vivimos 6 meses sin trabajo, el puesto que conseguí era el mejor pues trabajaría al lado de Alice como secretario suyo, decidimos renunciar a los 2 años e irnos de viaje por todo el mundo para conocer nuevos animales.
Llego el día del viaje, decidimos ir a Inglaterra, allí conocimos los zorros, eran rápidos, tenían muy buen olfato, no son de estar con su manada, son muy hábiles para saltar y así cazar a su presa, allí también conocimos a los conejos son dóciles, veloces, son muy llamativos por su ternura y muy buenos saltarines, nos encontramos con un pequeño animal: el erizo era muy pequeño y lleno de púas, cuando se sentía atacado es capaz de enrollarse a sí mismo formando una bola de púas así se defendía, fue un viaje maravilloso decidimos Alice y yo en no convivir con ningún otro animal a no ser de que no fueran agresivos o peligrosos para no poner nuestras vidas en riesgo.
Fue una experiencia muy buena poder ver a estos animales, abrimos nuestro mapa y conversábamos sobre cuál sería nuestro próximo destino, el elegido fue España, allí conocimos al oso pardo, un animal muy grande y hermoso, este era hábil para cazar y cuidaba muy bien de sus presas, también conocimos la foca monje, un animal grande que es capaz de sobre valerse por sí mismo es lenta y con mucha grasa, nuestra visita a España fue muy corta ya que teníamos ansias de seguir conociendo más animales, pero cuando íbamos rumbo al ártico hubo un gran problema pues nuestros vuelos se atrasaron y no saldrían mas vuelos hasta que acabara el invierno, lo que nos favoreció fue que el invierno acababa en tres semanas pero aun así era mucha espera para dos aventureros en busca de animales.
Pasaron las aproximadamente tres semanas y pudimos viajar al ártico en el cual nos encontramos con un osos polares, eran hermosos, grandes, con un pelaje grueso y blanco, aunque era muy agresivo, además vimos un buey era grande, con cachos curveados, pero con una cara de angustia, este me hiso recordar a aquel furioso toro que me envistió en la granja del tío Carlos y me causo la fractura, hacia frio y nuestros cuerpos a pesar de estar cubiertos de abrigos sentíamos un viento helado que nos corría al interior, lo más gracioso de este viaje al ártico fue cuando uno de los bueyes nos trató de atacar haciéndonos correr por toda la gruesa capa de hielo que había allí, nos escapamos de el y no parábamos de reír pues de lo que nosotros no estábamos enterados era que a ellos no les gusta que nadie se les acerque se vuelven muy agresivos.
En nuestros viajes conocimos chimpancés, leones, cóndores, tortugas, serpientes, hormigas, suricatos, ballenas, tiburones, etc. Muchos de ellos los tuvimos que dejar para después ya que Alice y yo teníamos que seguir con nuestras carreras, fue algo que nos partió el corazón ya que ella volvía a Italia y yo volvería a Colombia a aprovechar la beca que tenía por un año, así fue regrese a mi país y empecé a estudiar en la universidad mi carrera de biología.
Me empecé a destacar en la materia pues en mis vivencias con Alice aprendí muchas cosas de ella y mucho sobre el área de biología, el comportamiento de los animales, su alimentación, su hábitat, el trato y las precauciones que se debían tener con cada uno de los diferentes animales, yo seguía compartiendo mi historia con la gente más que todo en la universidad, me había convertido en un modelo a seguir, me veían como alguien que se esmeraba por conocer y destacarse en la materia. Todos mis días no eran los mejores, a pesar de que era muy importante en la universidad y todo me salía bien, no podía borrarme el recuerdo de mi madre la cual estaba en la gloria de Dios, pero Alice me ayudaba a que me sintiera bien y me daba consejos, decidí que todo lo que iba a hacer en adelante lo iba a hacer con amor, pasión, y esmero en nombre de mi madre.
Alice termino su carrera y obtuvo su diploma mientras yo seguía estudiando ya que ella cuando nos conocimos ya iba más adelante, no tuve que hacer prácticas pues mis aventuras y mis viajes me sirvieron para presentarlos como horas de práctica en la universidad.
Paso el tiempo y yo termine mis estudios me gradué, y para mi celebración arregle la granja que se la pedí prestaba al tío Carlos, jugué con los animales, los bañe, y les puse trajes a los cerdos para meterle algo de gracia a la celebración, Alice viajo un día antes para poder asistir a la graduación y a la celebración, invite a todos los del curso, cada uno conto una anécdota y cuál era su animal preferido, Alice escogió las águilas por su increíble visión y yo escogí las hormigas pues eran trabajadoras y muy unidas, todo salió como había sido planeado, nos divertimos, reímos, lloramos por algunas historias pero fue una noche espectacular para todos, Alice y yo les contamos acerca del proyecto que teníamos por si nos querían aportar económicamente o con ideas que tuvieran, el plan era crear un zoológico con las especies más raras y las que se encontraban en peligro de extinción dentro del zoológico tener un salón en el cual nuestros compañeros, los que se ofrecieran a ejercer el puesto, les explicarían a los visitantes sobre cómo tratarlos y que habilidades presentaba cada animal.
Pasaron dos años para que el proyecto no se quedara solo en palabras, empezamos su construcción tardo un año en terminarlo, nuestros compañeros tanto de Alice como los míos pusieron su parte para que este gran proyecto, fue difícil empezar, por lo cual dimos un mes gratis para que los visitantes vieran el zoológico y compartieran con los animales, los animales fueron traídos de varias partes del mundo, tuvimos varios inconvenientes con el transporte de algunos animales pero todo salió muy bien finalmente.
Alice y yo decidimos seguir viajando y dejar el zoológico a cargo de mi tío Carlos pues descubrimos que él también tenía un gran conocimiento acerca de los animales, así que él se quedó a cargo, nuestro próximo viaje seria a un cautiverio en Austria donde conservaban chimpancés pues lastimosamente es un animal en peligro de extinción, llegamos nos instalamos y fuimos a visitar el conservatorio, eran hermosos muy similares a nosotros, sus actos, sus manos, su forma de desplazarse, y muchas cosas más, nos pareció maravilloso pero teníamos que volver a Colombia ya que nos sentíamos mal al dejarle la responsabilidad por mucho tiempo a mi tío, cuando veníamos en el vuelo, nos encontramos con un aventurero hombre que también era de Colombia y le gustaba hacer lo mismo que nosotros, visitar animales, tuvimos una muy buena conversación con él y decidimos crear un grupo de gente apasionada por los animales y empezar a mostrar a la gente lo bello de todos los animales, así fue tardaron 6 meses en ponerse en marcha empezamos con un grupo de 79 personas, las cuales viajaban cada mes a los países a dar charlas sobre los animales, nosotros nos quedábamos en Colombia administrando las ganancias del zoológico y del grupo, pues nosotros éramos un grupo que lo que hacíamos no lo hacíamos con costo alguno pero la gente daba aportes económicos y nos ayudaban, en cada país que ejercíamos nuestra labor se nos unía más y más gente, a los 3 años de estar con este proyecto ya éramos 2.500 personas las que estábamos dentro del grupo, había gente de todos los lugares del mundo, cada año teníamos una convivencia en sitio, nos reuníamos y planeábamos lo que se iba a hacer cada año, decidimos con aporte de todos montar varios centros de orientación a las personas sobre el trato de los animales ya fueran domésticos o salvajes, en cada continente teníamos aproximadamente 350 centros de orientación los cuales con el pasar de los tiempos iba creciendo y recibía más visitantes cada año, también montamos varios lugares que los nombramos preservando la vida, en los cuales conservaríamos las especies en vía de extinción, logramos salvar a casi 7 especies, lo cual nos fue muy satisfactorio.
En muestra de nuestro amor Alice y yo tuvimos 3 hijos, los cuales se encargarían del grupo y del zoológico, también eran apasionados por los animales, viajábamos mucho con ellos y poco a poco ellos fueron viajando solos, administraban el grupo y también el zoológico, por otra parte Alice y yo nos concentramos en seguir explorando pero ya desde nuestro hogar, ya ella tenía 45 años y yo 43, decidimos descansar por un largo tiempo tal vez por el resto de nuestras vidas, ya que nuestra labor tenía 3 buenos herederos y miles de personas que lo seguían haciendo crecer.
En nuestro largo recorrido por el mundo conocimos cuantas especies habían en cada lugar, pero hubo un animal que nos faltó por estudiar, con el que convivíamos todos los días a todas horas, este animal era el hombre, fue el animal que más nos llamó la atención pues aparte de ser tan inteligente y estar tan avanzado en tecnología, eran los que más daño le hacían al planeta pues destruían su entorno, no había apoyo entre ellos mismos, acababan con las demás especies y no valoraban lo que tenían a su alrededor.
Todo animal tiene cosas buenas como también cosas malas, pero al fin y al cabo no podemos dejar que lo malo haga que pierdan su belleza y el aporte que pueden hacer al planeta, por eso tenemos la esperanza de que algún día la especie más importante que hay en la tierra que son los humanos se concienticen de lo que están haciendo del daño tan inmenso que hacen a las demás especies, que a pesar de que puede obtener todo lo que quiere sigue deseando más y más sin importar cuales sean las consecuencias, queremos que ellos recapaciten y vean lo hermoso que es el mundo y todo lo que nos ofrece, esperamos que antes de nuestra muerte podamos ver el cambio y como los hombres cuidan de las demás especies brindándoles cuidado y amor.
También comprendimos que aquellos que dicen que los animales son agresivos y no se les puede ni tocar, estaban engañados, pues ninguna especie ningún ser ningún individuo es agresivo y letal, sino que ellos son así por el trato que nosotros les damos por la forma en que los excluimos de nuestra sociedad, por eso hay que convivir con ellos y hacerles sentir que somos una ayuda para ellos y los podemos proteger de todo los que les afecte.
El grupo se hizo famoso recibió varios reconocimientos, el zoológico actualmente es uno de los mejores en todo el continente, Alice y yo nos sentimos muy orgullosos con nosotros mismos, pues el ver como nuestra labor que empezó con solo sueños y ahora es realidad, está cambiando vidas y está salvando el planeta, porque siempre luchando por lo que se quiere nuestras metas pueden ser realidad.

Anuncios

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s