El castillo de Bran. Autor: Karen Sanchez

 

1

El tiene una agencia de viajes, pero viaja poco, quizás sea verdad esa frase hecha de “en casa de herrero cuchillo de palo”, viaja poco, pero habla de viajes, de paisajes, de países, de su visita a Venecia en la juventud, del viaje a Brasil con su ex mujer y sus suegros, de todos los viajes que planea hacer y no puede, precisamente, por vivir ocupándose del esparcimiento ajeno, de los viajes ajenos.

Yo lo conocí hace unas semanas, me cayó bien. Buen tipo, casi cincuenta, ojos negros, nuestra amistad no había sido nunca nada fuera de lo común, nuestra amistad quizás nunca sea nada fuera de lo común porque no somos amigos, el tipo me gusta. Algo visceral y adolescente, algo freak. La verdad es que he descubierto que me quedé mal pegada en mi adolescencia, y que eso ha hecho que no pueda avanzar en otras cosas de mi vida, me quedé mal pegada, e hice cosas digamos que sin pasar por go, me volví adulta obligada por las circunstancias, pero a nivel psíquico, me quedé estancada. Hace muy poco que me di cuenta de la vaina  y fue justo viendo Felicity, la serie que hizo famosa a  Keri Russell. Me siento demasiado identificada con su personaje, pero no en

como era yo hace 10 años, en como soy actualmente… Si, esto es escandalosamente preocupante, por lo menos para mí, pero en fin… quizás eso  explique mi gusto por este tipo que podría ser mi papá.

En estos días venia saliendo de mi casa,  iba a trabajar, como casi todos los días: desganada, aburrida, sin ganas de llegar, con el ipod a todo el volumen posible para evitar pensar y evadirme. Últimamente es lo que más me gusta hacer: evadirme, volar, no estar aquí, para eso hago dos cosas, la primera es rezar, molesto a Dios con mis plegarias, el no se queja, así que me imagino que esta bien. La segunda es bailar, me la paso bailando, creo que es la mejor forma de rezar que existe. Bailo una canción   de un cantante egipcio que acabo de descubrir: Arm Diab, bailo Rabiosa de Shakira, bailo I`m your baby to night de Whitney Houston, bailo, bailo, bailo para que la vida cotidiana no sea una completa porquería, porquería ya es, pero al menos salvo mi espíritu. Bien lo dice Shakira: dance or die.

Hace unos días en que venia  en eso: con la música en el cuerpo y el corazón, mi cel se ilumino con un sms en blanco del tipo, me llamó la atención que estuviese en blanco, espere unos momentos para ver si había sido un error, y me enviaba otro, esta vez si con algún mensaje, pero nada… Así que la curiosidad pudo más que otra cosa y lo llame.

–          Hola! ¿Cómo estas? Recibí un texto tuyo, pero esta en blanco, ¿te equivocaste o es un mensaje en clave?

–          Hola, para nada… te lo envié así a propósito a ver si por curiosidad me llamabas.

–          Ah ¿fue una pequeña trampa?

–          Si, pequeña, pero significativa. Voy saliendo a trabajar, pero tengo flojera, es decir no quiero ir y me puse a pensar si tú, que siempre te quejas del trabajo… no querrías venir a visitarme…

–          ¿A tu casa? ¿Y eso?

–          No sé, me provocó. No vayas a trabajar y vente para mi casa, dime donde estas y te paso buscando.

Ante su insistencia no lo pensé dos veces, no me pude aguantar, soy medio adolescente como ya dije: impulsiva, siempre impulsiva…. Además, con la modorra que tenia  de llegar a mi oficina a hacer exactamente lo mismo que todos los días, aproveché la mejor

invitación que había tenido en un tiempo y le dije que me esperara en una estación del metro. Fui y nos encontramos, no sin antes mandarle un sms a mi jefa “Tengo problemas estomacales, hoy no llego a la oficina. Saludos”.

2

Lo estuve esperando, la verdad es que no espere mucho, llegó tan rápido que no me dio chance de pensar en arrepentirme.  Su apartamento era hermoso: ordenado, con unos muebles negros espectaculares, vive solo, ignoro por qué, pues tiene hijos y es divorciado, tampoco sé si mete mujeres allí  o como es su dinámica de vida, lo cierto es que estando en su espacio cotidiano (¿hay algo más sexy que husmear en el apartamento de un hombre soltero?), ya no podía volverme atrás o arrepentirme, cuando estas en el puente mejor es cruzarlo, eso leí una vez.

Llegamos a eso de las 9:00 AM, apenas entramos me mostró la casa y de inmediato  lo llamaron por teléfono, estuvo como 40 minutos hablando mientras yo hacia zapping en su tele y comía un pastelito que había guardado la noche anterior en mi bolso, relleno de mermelada y queso crema. Creo que la llamada que recibió era algo de negocios, lo infiero por el tono en el que hablaba y las cosas que decía, las islas Fiji son un paraíso por descubrir, Margarita no esta libre en Vacaciones, para Diciembre no es posible viajar a Marruecos y no se que tanta perorata sobre tiempo libre, ese que ni en un día sin oficina el mismo tiene del todo.

En Discovery pasaban un programa sobre vampiros   y el escritor Bran Stocker, un especial sobre un castillo en Rumania, me llamó la atención la arquitectura de aquella edificación, el jardín, las habitaciones, todo muy fuera de lo comúnmente conocido por mi, todo muy lejano.  “Presuntamente, Bram Stoker moldeó partes del carácter del conde Drácula basándose en aspectos del personaje real Vlad Draculea, y usó Bran como modelo para describir el castillo de este vampiro” decía la voz en off del documental. ¿Nunca han querido estar en un lugar que a todas vistas parece imposible? ¿Nunca han querido ser alguien distinto de quienes son? Yo si, creo en esa frase cursi que se dice en una película de Almodóvar: “Una es más auténtica cuanto más se parece a lo que ha soñado de sí misma”, por eso me dejo llevar por mis fantasías, me gusta aquello que no es convencional ni aburrido, odio las rutinas y odio estar en ese mundo de ocho a cinco que desdibuja tu existencia y te hace mierda, te hace plano, te hace

inútil, te hace el peor enemigo de ti mismo.

El documental termino y la realidad siguió su curso.

3

–    Perdona que haya hablado tanto, cosas inaplazables.

–          Si, tranquilo.

–          Tengo algo para ti.

–          ¿Y eso?

–          Bueno, ¿no te puedo hacer un regalo?…Cierra los ojos porque quiero que lo encuentres sola.

Al segundo siguiente  tenía los ojos cerrados y me sentí rara, tonta, infantil, como una niña de cinco años frente al papá. Sentí unos pasos caminar y alejarse   resonando en el piso, sentí los mismos pasos volver hacia mi.

“Ya los puedes abrir” dijo y tuve el peso de  su mirada en mi cara, ¿no es raro sentir los ojos de alguien encima de ti, aunque no puedas verlo?  “Busca a ver donde esta… ojo, se vale buscar en el cuerpo de la otra persona”., dijo mientras mis parpados se abrían para corroborar que en efecto, tenia sus pupilas negras clavadas en mi cara: en mi boca, en mis ojos, en mi nariz, sentí que el tipo incluso se percataba de las veces que respiro, eso me impresiono y me dio miedo, un susto rico, pero susto al fin. Me atraen  los tipos a los que les gusta jugar, porque a mi también me gusta hacerlo,  es parte de mi forma de ser, así que me puse a buscar entre los cojines del sofá donde estábamos sentados, busque en los bolsillos de su chaqueta negra sintiendo el olor de su perfume, debajo de la mesa de centro de su sala, pero seguía sin encontrar nada.

En el momento, me dieron ganas de orinar, cuando me pongo nerviosa me dan ganas de ir al baño, no sé siento un pesito en la barriga que necesito liberar. En el baño, no recuerdo bien como comenzó lo que comenzó, sólo se que cuando estaba levantándome para abotonarme el pantalón y subirme el cierre, escuché  el ruido de la puerta y la vi  abrirse.

¿Qué pasa?, digo sorprendida, y mi pregunta no obtuvo respuesta, solo su primer beso en la mejilla, luego otro en mi frente, en la nariz y cuando iba llegando a la boca supe que ya no había vuelta atrás, que lo que había aceptado hacer al escaparme del trabajo para estar allí, dejaba el plano de la fantasía para plantarse en el de  la realidad, irreversible, el placer siempre lo es.

4

Cuando comienzas a besar a alguien quieres terminar ¿o no? Quieres acabar con el, pero bien, acabar bonito, come,  come, come into my world… como en la canción de Kylie Minogue. Besar al tipo era como estar hundida en el mar, bajo el sol, flotando con la brisa en la espalda que moviliza siempre dos o tres mechones de cabello que no se han mojado del todo.

Su cuerpo estaba respondiendo, su erección tropezó con mi entrepierna y sentí miedo. Lo aparte   y abrí la puerta del baño, necesitaba escaparme de allí, pero el me jalo por la cintura dejándome encerrada contra el espejo de vidrio, no pude salir. De repente el comenzó a hablar, a decirme en el oído mientras me besaba, que me llevaría a conocer Rumania, que este año había un paquete especial para visitar el castillo de Bran, ese  que inspiró la novela   de Bram Stoker, donde se supone que vive Drácula, que me quedara quieta, que la agencia estaba resultando muy buen negocio. Sus besos y sus caricias resultaron convincentes, así que me recosté y le correspondí, quería hacerlo, quería creerle, lo necesitaba, cuando me bajo el pantalón ya estaba convencida, veía el jardín de Bran y recorría una de sus 57 habitaciones de la mano de este tipo, mi nuevo amor, mi cómplice,  total siempre fui fanática de las películas de vampiros.

Anuncios

  1. Isabel

    Muy interesante, no sabes qué ocurrirá..aunque quizás mezcle demasiadas experiencias; en todo caso, un placer leerlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s