Postales sin imágenes de Lyon: La Place Bellecour. Autor: Elvira Endo Alvarado

* Place Bellecour,  primer sábado de Diciembre de 2009, 7:00 p.m.

Es noche cerrada y hace un frío glacial en Lyon, ciudad  abrazada por los ríos Saona y Ródano.

Las autoridades de la ciudad han aprovechado las festividades en honor a la Virgen María para ofrecer el espectáculo de los Juegos Pirotécnicos que no pudo llevarse a cabo el 14 de Julio, Día Nacional de Francia, por culpa de una lluvia veraniega.

En la colina de Fourvière, una de las dos que dominan la ciudad, estallan flores de pólvora de mil formas y colores teniendo como telón de fondo el cielo oscuro y la magnífica arquitectura de la Basílica construida en agradecimiento a la Virgen María.

El estallido de la pólvora retumba, magnificado por el eco, por los cuatro costados de la plaza en medio del respetuoso silencio de la multitud allí agolpada.

Ante el ruido, una de mis hijas hace alusión a guerras y bombardeos.

Cierro los ojos y un escalofrío me recorre el cuerpo, de la cabeza a los pies …

26 de Mayo de 1944 … 10:00 a.m. de una soleada mañana primaveral, según lo reportan los testigos …

Los aviones de los aliados bombardean la ciudad, en cumplimiento de maniobras previas a la liberación de Lyon, ocupada por las tropas nazis desde 1942.

Pero la libertad tiene siempre un alto precio y ésta no es la excepción: humo, llamas, gritos, muertos, heridos, edificios derruidos o seriamente averiados en el barrio Jean Macé, cerca de la estación de trenes de Perrache, en la Avenida Berthelot donde estaba situada la Escuela de Sanidad, en aquel momento cuartel y centro de macabras operaciones de encarcelamiento, tortura y muerte bajo las órdenes de Klaus Barbie, el llamado “carnicero de Lyon” y que hoy alberga el Centro de Historia de la Deportación y la Resistencia.

Fue tal el poder destructivo de las bombas que hasta los refugios de esa zona quedaron reducidos a escombros.

Todo esto pasó hace 65 años a dos cuadras largas del edificio donde viven mis hijas y donde yo estuve alojada durante estos 70 días. Presumo que el sitio quedó entonces destruido o averiado, es algo que no se me ocurrió averiguar.

Tras pocos segundos de un sorpresivo silencio, la multitud reunida en la Place Bellecour, la plaza más grande de Europa, el sitio donde Napoleón mantenía estratégicamente acuarteladas sus tropas, rompe el silencio de la noche con sus aplausos atronadores.

Abro los ojos y aplaudo también, respirando aliviada.

Dieu merci, estamos en los días finales del otoño de 2009, Lyon está nuevamente ocupada pero por nativos y centenares de turistas venidos especialmente de toda Francia y de otros lugares del mundo para disfrutar de los espectáculos de Luz y Sonido propios de estas celebraciones decembrinas y el estruendo era el de los Juegos Pirotécnicos en la colina de Fourvière.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s