Desde la cima veo el mar. Autor: Ofelia Luengas Lasso

En muchas ocasiones Deisy, Jorge Andrés y Conrado me insistieron que los acompañara a Peñas Blancas, una vereda del municipio de Santiago de  Cali, mi ciudad natal, pero siempre había una excusa u otra actividad por hacer y finalmente no iba. Ellos deseaban que yo conociera ese paraíso a raíz de que yo los había llevado a otros hermosos lugares del Valle del Cauca, cercanos a Cali durante las prácticas de campo y salidas ecológicas del curso de Impacto Ambiental, el cual dicto en la Universidad del Valle. Ellos habían sido mis estudiantes y querían compartir conmigo la majestuosa biodiversidad de este sitio: las cascadas, las cristalinas y prístinas aguas del río Pichinde, la cima de las minas del Socorro, la cumbre de las Peñas Blancas, las vistosas aves, como el gallito de roca (  Rupicola peruviana) el cual es por cierto el ave nacional del Perú y el símbolo de la sociedad vallecaucana de ornitología, como también el pájaro barranquero ( Momotus momota, nombre de origen mexicano), y muchas otras aves como petirrojos, canarios, azulejos, copetones, tiranidos y muchos mas.

Hasta que un día, en  diciembre del  año 2006, tuve la oportunidad de ir a Peñas Blancas, fuimos Deisy, mi hijo Juan Sebastián y yo, a este precioso sitio, atreviéndonos a subir hasta la cima de la montaña de Peñas Blancas a 2700 msnm.

El primer día que llegamos a la vereda, nos quedamos en la escuela de la misma, pues Deisy y sus compañeros ya manejaban la Fundación Ekos (creada por ellos mismos)  que ayuda a los niños y niñas de Peñas Blancas;  la gente del sector los conocía y ya se habían ganado  su afecto y  confianza. Por supuesto que desde ese año me uní a la labor de los chicos, la cual valoro y admiro mucho. Labor que consiste en fortalecer los conocimientos académicos en las áreas de matemáticas, lengua castellana y ciencias naturales, al igual que convertirlos en guardianes y protectores del bosque; labor que lleva ejerciendo desde el año 2004. Los niños y las niñas de Peñas blancas acuden a las vacaciones recreativas y educativas convocadas por los chicos de la Fundación Ekos en los meses de junio y julio para afianzar sus conocimientos como también disfrutar de los juegos y lúdicas de los  muchachos y muchachas creadores de la Fundación Ekos, todos ellos egresados de las Tecnologías de Ecología y Manejo Ambiental y de Suelos y manejo de Aguas de la Universidad del Valle. Mientras los niños de la ciudad gozan de ocio y vacaciones, los niños de Peñas Blancas, estudian, pero disfrutan de esta academia, pues no hay exámenes ni pruebas, es el disfrute del conocer y del saber, y en diciembre se hace un compartir con todos ellos y se invita a particulares a  vincularse a este evento, con dulces, regalos y con la presencia del que quiera asistir.

El municipio Santiago de Cali se encuentra localizado a 03° 27” N 76° 32” O, a una altura de 995 msnm y la vereda Peñas Blancas es parte de la zona rural de este municipio, Cali es  la capital del departamento del Valle del Cauca, de la República de Colombia, ubicada en  Suramérica. Peñas Blancas se encuentra anclada en los Farallones de Cali, uno de los cincuenta   y  dos parques nacionales naturales de Colombia. La vereda Peñas Blancas, que debe  su nombre a las inmensas rocas que afloran de la montaña de los Farallones de Cali y se avistan desde la planicie del valle geográfico del río Cauca, el segundo río más importante de Colombia, que finalmente desemboca en el río Magdalena, el cual lleva sus aguas al mar Caribe en Bocas de Ceniza, en un gran y majestuoso delta.

Ese día de diciembre de 2006 emprendimos el viaje hacia la vereda de Peñas Blancas. Abordamos en el  centro una “chiva”, es decir un bus escalera, transporte típico de mi país Colombia, que se desplaza a las zonas rurales y que desde hace algunos años, los citadinos han tomado como medio para rumbear, llamadas “chivas rumberas”.

Después que abordamos el bus escalera, empezamos el recorrido desde Cali hasta Peñas Blancas. El trayecto  se hace por este medio en un lapso de tiempo de dos horas y media, pues la “chiva” llega a varios caseríos y veredas, como Pichindé y  Los Andes, cuando el desplazamiento se hace en carro particular el tiempo de recorrido es de algo mas de una hora.

Pues bien ese día partimos rumbo a Peñas Blancas, por fin iba  a conocer  ese hermoso lugar, a medida que nos alejábamos de la ciudad y subíamos la montaña la temperatura cambiaba y el paisaje hacía lo mismo. El aire frío entraba por todos lados, pues el bus escalera es totalmente destapado a los lados, afortunadamente habíamos llevado nuestras chaquetas y el aire frío lo sentíamos agradablemente en nuestros rostros…..íbamos observando el paisaje compuesto por la majestuosidad de las montañas de los Farallones de Cali, pasamos de un paisaje urbano propio de una urbe de más de tres millones de habitantes a un paisaje rural rico en aire puro, fresco y lleno de biodiversidad. Observamos como arriba en la montaña se destacaban los Yarumos plateados  también llamados Yarumos blancos (Cecropia telenitida), pero muchos no saben que este color blanco o plateado es una ilusión óptica, pues realmente de cerca las hojas y ramas de estos árboles son verdes, como la mayoría de los árboles…..su color blanco o plateado se debe a la densa capa de  pelos que cubren las hojas, los cuales difractan la luz solar que incide sobre ellos, produciendo el brillo característico que se puede apreciar a cierta distancia…..hasta la Naturaleza nos miente!!!!

Muchos animales están asociados a estos árboles, aves como las tangaras, las mirlas, las cotingas, las pavas, los tucanes, los azulejos y muchas otras más, igualmente a sus ramas acuden los monos aulladores, los osos perezosos, entre otros. Existe una creencia entre los indígenas  que el yarumo nace de un gusano, del mojojoy ( Phyllophaga obsoleta Blancard). Lo que realmente ocurre es que este gusano se come la semilla del yarumo y en el tracto digestivo de este gusano germina la plántula, y hace estallar al gusano  dando origen a un yarumo. Este gusano muchos campesinos lo comen, nosotros en cambio lo utilizamos como  carnada de pesca.

A medida que vamos viendo la vegetación, les voy  contando a mi hijo Juan Sebastian y a Deisy todo lo relacionado con los Yarumos como también sobre los impactos ambientales por la quema y la tala de los bosques, pues infortunadamente pasamos por un sector cercano a Cristo Rey, uno de los cerros tutelares de Cali, que hacía poco  había ardido en llamas y sólo se veía el suelo chamuscado y la gran mancha negra dejada por este incendio forestal ( infortunadamente provocado por pirómanos y vándalos destructores de la riqueza natural de nuestros farallones).

Y seguimos avanzando por la montaña a velocidad lenta, pues  el bus escalera es pesado, va cargado de pasajeros y mercados, unido a esto la carretera es sin pavimento y algo angosta, de modo que con  la vida no se juega y el chofer es prudente, conocedor del peligro y deseoso de llegar bien a su destino, anda a una velocidad apropiada para esta carretera.

Deisy no se cansa de ponderar la belleza del sitio, yo la escucho, asintiendo con un movimiento de mi cabeza y sonriendo, viéndola tan entusiasmada, ella está feliz de mostrarme un bello lugar, puesto que sabe que yo he recorrido muchas partes de mi país y sobre todo del Valle del Cauca y está encantada de mostrarme algo nuevo para mí, se siente una guía de turismo ecológico.

Entre risas y exclamaciones de ¡que hermoso! , ¡ es precioso!…..se pasan rápidamente las dos horas y media de trayecto hasta que llegamos al “cuadradero de la chiva”, hemos llegado a Peñas Blancas. Hace frío a pesar de que el sol calienta picante  y la naturaleza nos ofrece un hermoso día…..Giramos nuestras cabezas y no paramos de mirar las inmensas peñas blancas  que afloran de la montaña…. Estamos a sólo tres o cuatro  horas de camino a la cima de la peña. Arriba están las minas del socorro, ricas en oro, explotadas por algunos mineros originando  grandes impactos ambientales negativos sobre las aguas de los ríos y quebradas que nacen en estos picos y de la biodiversidad, actividad que realizan algunas personas del sector y otras que se han venido de los departamentos del Cauca y del   Choco, y como ya acabaron con estos sitios  ahora vienen a dañar este paraíso, con la indiferencia de las autoridades ambientales, las cuales se escudan y se excusan en la falta de seguridad para sus funcionarios…… todos tenemos siempre una  buena excusa para no hacer lo debido, lo correcto.

A pesar de que es un trago amargo para nosotros  saber de esta actividad minera y sus funestas consecuencias sobre los ecosistemas del sector, no dejo que esto disminuya mi entusiasmo, además pienso que son pocos los mineros en este sector – En el año 2006 no habían más de dos docenas de mineros, y era una explotación totalmente artesanal, hoy en el 2011 se encontraron más de cuarenta socavones de minas explotadas y hasta maquinaria pesada, encontrados en una acción policiva, militar y de la alcaldía de Cali, provocada por una acción de tutela interpuesta por la Procuraduría ambiental y agraria…fue una gran sorpresa –

Pero no me quiero desviar del relato de mi primer encuentro con este hermoso lugar……

Cuando nos bajamos de la chiva nos dispusimos a subir hasta la casa de Alexander y Paola, amigos de los chicos de la Fundación, lugareños amables y defensores del medio ambiente. La casa  de ellos es muy linda, parece una postal, es de grandes pasillos, con barandas a su alrededor y por donde quiera que uno esté sólo ve verde y aves  por doquier  y los  pájaros copetones (zonotrichia capensis)  se pasean por la cocina, la casa  tiene cantidades de materas colgantes con flores multicolores   donde arriman los colibríes y las demás aves que se deleitan con el néctar de estas bellas flores y se siente una fragancia a tierra a campo, a mar verde…..

Aunque eran casi las diez  de la mañana, nos apresuramos a subir hasta la cascada de los Olivos, una gran caída de agua, de más de ochenta metros de altura. De la casa de Alex a la cascada de los Olivos hay más o menos una hora  a paso rápido. Nuestro encuentro con esta cascada fue un enamoramiento, un encantamiento, Juan Sebastián y yo quedamos prendados de este sitio, metido en el bosque,  sin ningún habitante a muchos kilómetros a la redonda, sólo escuchamos nuestras voces y los sonidos del bosque……Para llegar hasta esta cascada se debe subir por trocha, pasar por un potrero pequeño, sin ninguna actividad pecuaria y adentrarnos en el bosque para que  de repente aparezca la cascada…..sus aguas frías, absolutamente frías nos caen en nuestros rostros y baña nuestra ropa sudada…..nos quedamos sin aliento, por la prisa y por la impresión, la buena impresión de encontrarnos con este salto de agua, y para variar como en casi todos mis viajes, nos topamos con una serpiente, no me detuve a ver si era venenosa o no….. la dejé pasar y ella siguió oronda su camino….

Ya era casi medio día y decidimos no seguir hasta la cima de la peña, era ya muy tarde para emprender el ascenso, disfrutamos del sitio de la cascada, bañamos y comimos el fiambre que habíamos llevado. Mejor madrugábamos para el día siguiente y nos íbamos a la cima. El tema central de la estadía en la cascada fue mi encuentro con la serpiente, pues Deisy tiene la teoría de que aquellos que le tememos a las serpientes éstas se nos aparecen fácilmente y que somos los invitados de los herpetólogos pues ellos buscan serpientes para su estudio, y ella muy amablemente me invitó  a una próxima salida con un grupo de biólogos y herpetólogos de la Universidad del Valle,  yo claro, decliné tan querida invitación, en cambio Juan Sebastián se ofreció a esta próxima salida.

Esta charla tan amena ocurría en medio de la brisa fuerte salpicada con el agua de la cascada y el frío nos calaba hasta los huesos…., a veces nos quedábamos en silencio para escuchar los sonidos tenues del bosque, el ruido del agua cayendo desde lo alto y el trinar de algunos pájaros, observando atentamente si lográbamos avistar el mirlo acuático (Cinclus cinclus) , el barranquero  o el gallito de roca, algunas de mis aves preferidas. Finalmente  decidimos bajar para descansar y tener fuerzas para la subida del día siguiente.

Cuando llegamos a la casa de Alex y Paola, después de bajarnos por un sitio diferente de subida, de pasar el río Pichinde, de bajar por trochas y gozarnos todo el bosque, nos esperaba un suculento almuerzo: “el fiambre trochero”,  un plato típico, el cual se hacer en hojas de plátano, el cual contiene las tres carnes: cerdo, res y pollo, arroz, maduro, papa con guiso y huevo cocido, un manjar de dioses….. una delicia culinaria, el solo olor es provocativo y la presentación es impecable….. allí hubo otro enamoramiento, Juan Sebastian y yo quedamos fascinados con este plato……

Al día siguiente madrugamos y a las cinco de la  mañana nos dispusimos a partir guidados por Alex, la subida no fue nada fácil, y pasamos por desfiladeros, tuvimos que cogernos de lianas y bejucos, el sudor nos corría a raudales por el rostro y el cuello, sentíamos empapadas nuestras ropas, hacía  frío, pero casi no lo sentíamos por el calor de nuestro cuerpo por el esfuerzo de la caminata, dábamos pasos    con sumo cuidado, no podíamos acelerar la marcha, hacíamos lo que nos indicaba Alex…… y después de varias horas por fin llegamos a la cima…..

Fue grandioso llegar a la cumbre, en algunos momentos sentía mi corazón latir fuertemente, pues temía resbalar y caerme por el desfiladero, pero Alex me daba mucha confianza y me daba ánimo para seguir y no mirar hacia abajo, pero eran tramos cortos y los sorteamos rápidamente, para llegar a sitios menos peligrosos y caminábamos por la trocha angosta y tupida de vegetación alta y propia de los bosques andinos de Colombia. Caminábamos en silencio sintiendo el latir de nuestros corazones y nuestra respiración agitada.

Subir hasta esta cima fue un reto y un paseo agradable y reconfortante……hay que vivirlo para sentirlo, se puede describir la belleza del sitio con adjetivos y hermosas palabras, pero el gusto que se da la vista, el placer que siente todo el cuerpo, y el bienestar del alma, sólo se pueden percibir personalmente, no se puede relatar con palabras….. me quedo corta con ellas, además que el espíritu palpa lo que los sentidos no alcanzan a dimensionar….

Deisy, Juan Sebastian y yo nos tirábamos al suelo pues éste estaba cubierto de mucho musgo y parecía un alfombra….. cuando dejamos de juguetear nos pusimos de pie, comenzó a despejar la neblina y lo vimos, a los lejos, azul, inmenso, el mar.  Muchos no creen que desde esta cima se ve el mar Pacifico….

Alex apenas si se sonreía de vernos tan felices, gozosos, disfrutando  de todo este paisaje,  parecíamos niños chiquitos…….

Las manos nos dolían  por la fuerza que habíamos hecho con ellas al coger las lianas, además el frío ya lo comenzábamos a sentir…..Alex nos señaló hacia donde quedaban las minas de Socorro, nosotros no quisimos hablar mucho de este tema….

Ver el mar desde  esta cima es algo muy sobrecogedor, se ve lejos, y es que está lejos….. son mas de 150 kilómetros……el mar es el de la bahía de Buenaventura, donde desembocan los ríos de Anchicaya, Dagua, Raposo, Escalerete, Calima entre otros….. una bahía desde aquí hermosa, pero contaminada  por basuras y aguas residuales, un estuario  de gran importancia ecológica pero totalmente impactado y afectado por las actividades humanas….

Pero nosotros no estábamos para hacer observaciones sobre la contaminación de la bahía, estábamos absortos por la belleza de la selva, por los ríos que escurren por las montañas, por las aves y los animales del monte, por el silencio y por la riqueza hídrica….. pues estas montañas son ricas en agua…..

Es así como desde este año, llevo a mis estudiantes de impacto ambiental a Peñas blancas y subimos hasta la cascada de Los Olivos, no me atrevería a llevar un grupo numeroso hasta la cima de la peña, sería un riesgo y un irrespeto con el lugar. La capacidad de carga  de la peña no aguanta tanta gente en la cima y para la cascada de Los Olivos hemos optado con Alex y los chicos de la Fundación Ekos, que no llevamos más de veinticinco personas al sitio, cuando el grupo es mayor lo dividimos  en dos grupos.

Estoy segura que la gran mayoría de los estudiantes que he llevado a Peñas Blancas y a la cascada Los Olivos han quedado prendados de su belleza y he generado en ellos conciencia ambiental y mucho respeto por los recursos naturales, pues es mas fácil amar lo que se conoce y defender  lo amado.

Espero igualmente haber cumplido mi labor con mi hijo, hoy un adolescente de diecisiete años, con respecto al amor por la naturaleza y la reverencia  por la Pacha mama ( la Madre Tierra).

Y deseo de todo corazón tener aún fuerzas para seguir subiendo las cimas y las montañas de mi amada Colombia, no como un reto para conquistarlas sino como una oportunidad para disfrutarlas.

Anuncios

  1. Mardeysi Gómez

    Genial. Desde que inicie la lectura lo hice con una sonrisa que no se me quito hasta el final, la razón de mi sonrisa es porque leyendo cada frase y descripción recordaba lo sobrecogedor del lugar y la emoción que se siente al estar allí. Profesora Ofelia gracias por poder expresar con palabras la belleza del lugar.

  2. Mauricio Posada P.

    Excelente Ofelia, gracias por describir de una forma tan sencilla y amena las maravillas de nuestra tierra. Te tomo la palabra y ojala pronto podamos ir a este hermoso lugar

  3. Sandra Patricia Valdes Mercado

    excelente!
    en este relato se describe la naturaleza de forma perfecta, es un lugar hermoso y majestuoso, quisiera conocerlo. el relato es buenisimo felicitaciones Ofelia, tienes un talento innato para escribir. felicitaciones sensacional, sigue adelante con afecto.

  4. Linda Stefany Hernández

    Muy bueno profesora solo hasta ahora lo pude leer y jum definitivamente muy bueno…. la parte de …Comenzó a despejar la neblina y lo vimos, a los lejos, azul, inmenso, el mar. la sensacion, sin palabras.
    Antes de pensar en conocer otros paises hay que pensar en disfrutar en el que nacimos.

  5. Alvaro

    Desde la lejania se extraña ese maravilloso paisaje que has recreado y vuelto a traer a mi memoria. Esperemos que las peñas continuen “Blancas” a pesar de que los seres humanos se empeñen en contaminar todo.
    Felicitaciones mi querida amiga, sigue escribiendo!.

  6. Maricela Trejos

    Felicitaciones profe Usted como siempre entre las mejores, definitivamente una maestra, felicitaciones

  7. alexander Cruz UNIVALLE

    profe ofelia me gustaría volver a ir…. es el lugar más bonito que he conocido… felicitaciones por tu escrito!! está muy hermoso…

  8. Yarlemis

    La pregunta obligada es ¿volverá a negarse ante una invitacion con una u otra excusa?
    Si su respuesta es no, entonces creo que va siendo momento de que regrese a Santa Marta.

  9. Olga lucia

    Muy hermoso el relato es como vijar al lugar con tus palabras y aprender sobre las riquezas naturales que tiene el valle del cauca , nos motiva a cuidar la naturaleza y conocerla mas de cerca. Felicitaciones y muchas gracias , no solo por este escrito … si no por la labor que realizas con nosotros tus estudiantes , ya que nos dejas un hermoso legado con todo ese conocimiento que simpre estas dispuesta a compartir ………

  10. andres

    Uy profe me dejo impactado el mensaje es hermoso la felicito que relato mas lindo y s ve que lo escribio con mucho amor y sentido de pertenencia….

  11. Hernan

    hola hermosura ud. y hermosura el sitio que conoces; una noche dormi en pichinde me bañe en el rio que pasa por el borde de carretera, desde una casa en la montaña veia las chivas subir y bajar; comtemple la naturaleza pero no subi a peñas blancas. Me queda de tarea pero subiria unicamente con ofelia caleña que no conozco pero tiene una voz seductora.
    felicitaciones.
    Hernan.

  12. sebas (dark lord)

    es un exelente relato, que motivaria a cualquier persona a ir a ese lugar…..me encuentro anonadado y encantado con el lugar y con la autora, quien de seguro a de ser una mujer muy culta y una gran persona por lo que se puede apreciar (considerando la creacion literaria aqui presente como un reflejo de la calidad de persona que lo escribe).
    Le deseo mucha suerte ojala gane..

  13. July Andrea

    Profe…. gracias a Dios exiten personas como usted, que vienen al mundo para dejar huella y afianzar en cada uno que la conocemos el amor por nuenstra tierra.
    Muchos exitos!!!!!

  14. YESID CARVAJAL E.

    Magnifico relato Ofelia, siempre he pensado que en las obras de la naturaleza vibra la infinita armonía propia solo del creador y que solo el poeta que la observa, puede describir, al saber identificar ese sello sublime de la creación y que con tu relato recreas en un entorno muy nuestro. Ademàs de invitar a ponernos en contacto con nuestro entorno natural, tu relato me evoca con nostalgia, por lo menos en mi caso, que ademàs de la técnica, hay otras visiones de la sensibilidad humana que los tecnicos debiéramos desarrollar, para que nuestra practica de la ingenierìa en la naturaleza vibrará con la infinita armonía que esta nos ofrece, al destello sublime que implica la espiritualidad en sus más altas manifestaciones. Yo quisiera algún dìa tener la oportunidad de combinar esos aspectos Tècnicos y Ambientalistas con el maravilloso arte de describir nuestra riqueza. Felicitaciones¡¡¡¡

  15. Norberto Urrutia Cobo

    Felicitaciones Ofelia por tan precioso relato. Gracias por compartir dia a dia estas experiencias producto de tu metodología de trabajo con experiencias significativas. Eres un ejemplo de docente, de compromiso y de reto para las nuevas generaciones frente a la problemática ambiental.
    Un abrazo y felicitaciones una vez mas.

  16. Jhonatan Viveros

    Simplemente increhible!
    Que buen relato y que buena causa, que bueno que todavia existan personas interesadas por el medio ambiente y tengan esa conexion con el, ademas la forma de escribir tambien es bastante buena, lo hace imaginarse a uno todo y dan ganas de ir a ver ese gran paraiso.

  17. Alejandra

    Profe me encantó tu relato…te felicito al igual que a los integrantes de la fundación Ekos pos la labor tan linda que han hecho en peñas…espero algún día conocer este sitio tan espectacular…

  18. esperanza

    EL RELATO ME ENCANTÓ, REALMENTE NOS TRANSPORTA A ESE HERMOSO SITIO DE COLOMBIA……Y SE APRENDE LEYENDOLO….SOBRE EL GUSANO MOJOJOY, SOBRE LOS YARUMOS, SOBRE LOS IMPACTOS AMBIENTALES…. Y NOS INCITA A CONOCER LOS PARAJES DE NUESTRO VALLE DEL CAUCA…. CON RESPONSABILIDAD AMBIENTAL……FELICITACIONES A LA RELATORA

  19. Maria Fernanda

    Hola profe, este es un hermoso recorrido por uno de los tantos lugares de nuestra linda Colombia que aun no aprendemos a disfrutar, ademas nos deja muchas enseñanzas como el secreto del Yarumo. Gracias por compartir sus experiencias y no deje de regalarle a sus estudiantes tantas vivencias tan necesarias para su vida.

  20. Gustavo Adolfo Delgado

    profe ofelia,, gracias de verdad muchas gracias por regalarme ese viaje que aunque imaginario me lleno de emoción y ganas de hacerlo en persona y no solo a peñas blancas sino también a todos los rincones de Colombia donde se pueda observar la majestuosidad de la naturaleza

  21. kwQ

    REALMENTE ME SIENTO EMOCIONADO YA QUE PRONTO ESTARE EN TAN BELLO LUGAR Y CITO EL TEXTO CUANDO DICE;QUE MI ESPIRITU ESPERA PALPAR, LO QUE MIS SENTIDOS NO ALCANZAN A DIMENSIONAR.

    MUY BUEN RELATO ME SENTI TRANSPORTADO.

  22. Claudia Hurtado

    Yo quiero volver a ir, pero esta vez en persona. Muy bonito el relato profe…
    Exitos!!!

  23. Francisco Rodríguez

    El MAESTRO se evidencia cuando escribe un par de líneas, el poder de síntesis, de atar cabos, visión global y comprensión de cuanto sucede a su alrededor.. Gracias, muy divertido el viajar con ustedes..

  24. CONRADO ARIAS

    FABULOSO!!
    podria apostar que nadie podria superarte en una narracion, tan espectacular una descripcion unica ,lo transporta se siente la necesidad de conectarse con ese paraiso que esta ubicado solo a 45 minutos de cali, aun quedan muchos, … por disfrutar de este no s priven de este paraiso el este cuento es para los que hay que hecharles bien el cuento exitos Profe…

  25. andres mauricio

    felicitaciones ofelia,
    muy buen relato, yo se como te gusta disfrutar de los diferentes paisajes ademas del trabajo que realizas por salvar y proteger el medio ambiente.
    yo se que me has invitado muchas veces y no he podido ir por diferentes motivos.

    la verdad la naturaleza y el cariño que le pones al relato hace que de mi rostro salte una sonrisa de envidia (pero de la buena), ya que me muero de las ganas de conocer este maravilloso paraíso.

  26. Julian

    Que buen relato sobre las maravillas que tenemos tan cerca. cada palabra que esta plasmada en este relato sirva para magnificar las hermosuras que nos rodean, que sea una motivacion a querer lo nuestro y poder compartirlo con el mundo, que estas tierras no solo estan llenas de sangre, sino también de vida y esperanza.

  27. Karen Bejarano

    Profesora: es usted una erudita al poder plasmar en unos cuantos renglones, la majestuosidad de tan hermoso paraje. Me parece increíble la pasión con la que expresa cada una de sus impresiones referente a lo vivido en aquel primer viaje a “Peñas Blancas”; esa pasión que a uno le suscita conocer ese bello pedazo de nuestras hermosas cordilleras.
    De verdad quiero felicitarla, porque aquí en Colombia, nos hacen falta escritores como usted, que llenen de pasión los paisajes de este hermoso país y sobre todo de esta bella tierra, como lo es nuestro Valle del Cauca.
    Por esa misma razón espero profesora, que nunca deje de dar a conocer entre sus escritos esa Colombia que ya a muchos se les ha ido olvidando que existe.
    Una vez más mil felicidades.

  28. Jorge Andres

    Es un relato fascinante, con cada frase que leí, me sentí que estaba en cada uno de los sitios que en él se describen. De verdad, te felicito Ofelia además de ser una gran maestra y amiga, eres una excelente escritora y considero que has dejado en alto muchas de las cosas bellas que hay en nuestro país. Profe gracias por esta narración y por favor nunca dejes de escribir.

  29. DUMAR

    felicidades, que buen relato, interesante como describes este lindo paraje de los farallones de Cali, este lugar debemos preservarlo y cuidarlo.

  30. Sandra Paola

    Ofelia, te felicito!!!

    Excelente relato, definitivamente tienes muchísimo talento, a demás de ser la mejor madre, hermana, amiga, docente… eres la mejor escritora, de veras, es un escrito muy bonito e interesante que muestra el lado hermoso de nuestro país y de nuestros recursos.

  31. Lina Marcela Barona

    Me gusto mucho el relato……. nos hace acordar que Colombia es un pais maravilloso, con una biodiversidad inmensa de flora y fauna, con lugares de hermosura invaluable. Y por supuesto, nos hace un llamado a cuidar y proteger la naturaleza……

  32. jose david moran

    Muy buen relato y definitivamente la hermosura de la naturaleza no tiene comparación, de ahí la importancia de conservarla y hacerla nuestra muy nuestra

  33. ANDERSON F. CORAL

    Excelente relato! definitivamente leer este tipo de relatos nos dan una oportunidad de recordar el hermoso pais que habitamos y que lugares tan bellos como peñas blancas TIENEN que ser preservados y cuidados no solo por los que lo habitan si no por los curiosos y turistas que disfrutamos de su belleza, muchas veces estamos aburridos y no encontramos que hacer, preferimos irnos de “rumba” y gastar dinero en ese tipo de “diversión” momentanea cuando por el mismo precio o incluso por menos podremos disfrutar de algo mas llenador y duradero como ir a estos lugares que si bien sabemos no estan tan alejados de la ciudad de cali, me siento orgulloso que al menos alguien tome la inciativa de dar a conocer de forma tan detallada este lugar.

  34. diana

    El relato sobre Peñasblancas me parece que tiene una buena historia y está muy bien estructurada y el viaje es muy interesante porque toca el tema ambiental

  35. Dina Luz

    Ofelia, muy lindo este relato, me recordo tantos buenos momentos que se han pasado en peñas blancas, gracias por tan buenas experiencias, nunca olvido que alli junto al rio Pichinde pude ver el gallito de roca, subir a la cascada de los Olivos y conocer estas aguas tan magicas, frias y cristalinas, cada que me asomo a la ventana de mi casa en Cali, mi vista son los farrallones de Cali y puedo ver Peñas Blancas, a mi mente solo viene un gran agradecimiento a vos que como amiga y compañera de aventuras nos has llevado a conocer tantos lugares tan diversos y magicos como nuestra bella Colombia…Gracias. DLE

  36. harold montes grajales

    Las personas que están pensando en viajar al exterior lean y piensen un poco en las maravillas que hay en nuestro país, ojala todos pudiéramos conocer mas de estos paisajes hermosos y sentirlo como nuestro, gracias por tan excelente relato de sitios de nuestro querido Valle del Cauca.

  37. ANA MARCELA

    Ofelia… te felicito que buen relato se ve que conoces, admiras y amas el lugar que estas describiendo que bueno que existieran mas personas como tú que amaran de esa forma nuestro país y porsupuesto que escribieran tan bien como tu acerca de el, con tu relato me animas a recorrer mi país y conocer ese maravilloso lugar que conoces a la perfección, de nuevo felicitaciones un abrazo

    Marcela

  38. vladimir luengas paz

    excelente relato de mi tía ofelia; estos sitios hay resaltarlos ya que en la actualidad no sabemos cuantos más hay en el momento por diferentes circunstancias…….me gustaría ir a peñas blancas para conocer y vivir la experiencia que tuvo mi primo y mi tía…

  39. Andrea de Acosta

    Hermoso relato Ofeilia, ya que yo se como trabajas, para ofrecerles a los ninos de Penas Blanca una alegria. Que ellos te agradecen con todo el ahinco y el entusiasmo que tu con tu labor le brindas.

    Andrea
    NY Marzo 10, 2011

  40. juan sebastian arredondo

    exelente escrito, definitivamente hay mucho talento literario de “grandes escritores” colombianos aun no descubiertos, es un tesoro nacional que deberiamos atesorar como tal (valga la redundancia) y darles todo el apoyo que esta a nuestro alcanze.
    Por lo que me da un gran honor, lo que es para mi saber que hay escritores como la autora de este escrito que hacen quedar en alto el nombre de este pais COLOMBIA, y anunciando la belleza de este hermoso lugar a los cuatro vientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s